Vida, placeres y audacia

Susana y David, junto a Salva, forman el equipo de Odisea, mucho más que un bar y un espacio donde se unen el vino, la gastronomía y el diseño./Justo Rodriguez
Susana y David, junto a Salva, forman el equipo de Odisea, mucho más que un bar y un espacio donde se unen el vino, la gastronomía y el diseño. / Justo Rodriguez

La calle María Teresa Gil de Gárate alumbra un bar aliado con el mundo de las conservas y el mar

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Odisea es un sueño, un espacio único, extravagante, versátil, original, maravilloso e indefinible. Es un bar y mucho más; un colmado, una sala de exposiciones, un estudio, un lugar para planificar un evento. Odisea es un sitio para conversar, para tapear una lata maravillosa de atún rojo, tomarse un vino, una cerveza, un vermú propio, curiosear, ojear, admirar, planificar, perder el tiempo y perder el miedo a simplemente conversar o soñar, tratar de descifrar a qué sabe el paté de sardinas 'Minerva', de Portugal o la exquisita diferencia que existe entre las sardinas en escabeche marinadas en salsa con un poco de vinagre o las que vienen en aceite de oliva al aroma de humo y con limón.

Odisea ha estallado en María Teresa Gil de Gárate de manos de Susana Miranda y David da Cruz, una mujer perita en marketing y un diseñador de interiores de origen portugués que ha dado luz a formas tan intensas como el restaurante 'Juan Carlos Ferrando', que está a un paso de Odisea, que mira de frente a Kiro Sushi en una de esas calles logroñesas que la iniciativa privada ha sembrado de vida y audacia.

Odisea
Dirección
Calle María Teresa Gil de Gárate, 15 - Bajo, Logroño, 26002.
Teléfono
666 45 11 93.
espacioodisea
com

Susana explica el proyecto: «Sé que es un riesgo, una aventura. Queríamos montar algo nuestro, muy nuestro, que nos representara íntimamente y también hacia afuera con un modelo de local no visto en Logroño pero no como un mero ejercicio de estilo, sino como representación de lo que somos, de cómo somos y de lo que nos hace felices. Es una apuesta por lo que nos gusta».

Y de ahí el laterío, las latas de conserva que llenan el local con su maravilloso diseño exterior y con la excelencia de su producto interior: «Es que a los dos nos fascinan desde hace tiempo. Además, unen nuestro amor común por la gastronomía como por el diseño, porque son preciosas. Pero todas y cada una de las que están aquí han pasado un riguroso proceso de selección y cata. Hemos traído las que más nos gustan, las mejores, las más deliciosas».

En la barra sobresale una carta de raciones de lata que no tiene parangón ni en Logroño ni en muchas ciudades de Europa: «Es nuestra forma de concebir el local. Y, además, hemos creado nuestra propia tapa Odisea que está gustando mucho a la gente».

Y el cronista la probó y la disfrutó al máximo porque está exquisita. La tapa, que está pensada para ser compartida, tiene una base de patatas crujientes, acompañada de mejillones con aceitunas de Aragón, aceituna Manzanilla y piparra vasca. Toda ella regada con un delicioso escabeche y toques de la secreta salsa Espinaler. Merece la pena pasarse por Odisea de David da Cruz y Susana Miranda y disfrutar, que es de lo que se trata.