Interior de la panadería 'El otro costal'. / JUSTO RODRÍGUEZ

Hasta 30 variedades artesanas diferentes abanderan la carta diaria en 'El otro costal'

SERGIO CUESTA

Juan Cruz ha cumplido más de cuatro décadas entre harinas y levaduras. Él es el encargado, la masa madre figurada de 'El otro costal', el fermento de esta amplia panadería logroñesa situada en Marqués de Murrieta 60 y reconocida por la calidad y variedad de sus panes. Hasta 30 diferentes abanderan la carta de este templo del cereal. «El surtido está constantemente en movimiento, teniendo en cuenta las preferencias de nuestros clientes», incide. Hacen barras artesanas, panes molidos a la piedra, panes de chocolate y naranja, panes de aceituna verde, negra y tomillo, panes de cebolla; de kamut, de tritordeum y unos de hojaldre «espectaculares». En honor de San Mateo, inventaron un pan de vino con forma de racimo.

Por la barra del establecimiento, que es panadería y también pastelería y cafetería, desfilan sándwiches elaborados con pan de maíz y también integrales con malta tostada. «Todos los panes integrales, también el espelta integral, son de grano entero 100% integral», explica Juan Cruz su apuesta por porcentajes plenos de calidad.

Además, cumplen un ciclo de 24 horas «con fermentación controlada». «Lo que hago hoy, se cuece mañana. El proceso es, por tanto, lento, de elaboración compleja, porque todo se hace a mano... Pero lo que conseguimos así es una mayor calidad, un producto más sano y más natural», destaca.

'El otro costal' (elotrocostalpanaderos en Instagram y @elotrocostal en Facebook) abre todos los días del año, excepto en Navidad y Año Nuevo, entre las 8 y las 21.00 horas. El horno, casi siempre encendido. El catálogo, siempre renovado.