Un típico bistró francés inspirado en el alma de Jaén

Un típico bistró francés inspirado en el alma de Jaén

Pedro Sánchez | Restaurante Bagá, de Jaén

P.G.M. LOGROÑO.

En un artículo en 'Complicidad Gastronómica', relataba Pedro Sánchez que su cocina tiene solo seis metros cuadrados: «Sólo tengo una placa de inducción, un microondas y una Thermomix. El aparataje no tiene espacio. De esta forma, busco la sencillez. Me apalanco en el producto de temporada. Por ejemplo, estamos haciendo un plato que está gustando mucho que es el champiñón; que se conforma con crema de champiñón crudo, láminas de champiñón y champiñón rallado como si fuera una trufa. Algo terriblemente sencillo, pero que llega a la gente porque nunca ha tomado champiñón crudo en diferentes texturas».

Como relata Juan Antonio Díaz, Pedro Sánchez se formó en la Escuela Hacienda la Laguna de Baeza y con periodos de prácticas en Francia, Martín Berasategui y Tragabuches (en la época de Dani García), fue jefe de cocina de Casa Antonio (Jaén), donde dejó el sello de su sentido estético, notable gusto y buena mano en los 16 años que permaneció al frente de su cocina. Tiempo más que suficiente para cerrar una etapa de tentativa en busca del sueño de su vida, situar la cocina de su tierra en el mapa gastronómico nacional, algo que extraordinariamente ha conseguido en tan solo quince meses de vida, los que mediaron entre la fecha de la apertura de Bagá (15 de septiembre de 2017) y el momento en que la Guía Michelin dijo la palabra del año.

GUÍA

Restaurante Bagá
Lo que dice Fernando Sáenz
Querer es poder, Pedro ha demostrado al mundo que no es necesario un elevado presupuesto para arrancar un gran proyecto. Un cocinero con una habilidad especial para combinar elementos a priori dispares, y generar grandes platos con elementos de la provincia.
Web
bagagastornomico.com

Bagá es un lugar en el que los sabores de siempre se visten de gala gracias a una culinaria erudita, sensible y virtuosa. El dominio de la técnica, la sensibilidad, la extrema elegancia y la limpieza en los sabores prevalecen en una cocina que parte de la humildad para llegar a elevadísimas cotas de perfección. Pedro Sánchez es un artista del riesgo que de principio a fin sabe imprimir originalidad a todas sus propuestas.

«Un cocinero con habilidad para combinar elementos a priori dispares»

Elaboraciones únicas

Destaca el menú degustación lleno de dinamismo que cada semana incorpora nuevas elaboraciones, únicas y, en ocasiones, peculiares, que llaman la atención a los clientes más inquietos, algo que nos divierte mucho y nos hace estar constantemente con la mente alerta. Como señala el propio chef, «Bagá no es un restaurante al uso, nuestro espacio sigue las pautas de un típico bistrot francés: una barra con cuatro taburetes en contacto directo con la cocina y solamente tres mesas, con un aforo máximo de 15 comensales».