Plaza del Mercado, donde las terrazas cobran un especial protagonismo, y más desde el inicio de la pandemia. / Sonia Tercero

Las terrazas, agradables y seguras

Hostelería. Una mesa al aire libre en bares o restaurantes se ha convertido,desde que se inició la pandemia, en un bien cotizado

REDACCIÓN

La pandemia ha cambiado muchos de los hábitos ciudadanos, e incluso los momentos de ocio se disfrutan ahora de forma distinta a las fechas previas a marzo de 2020. No solo por la intensidad, sino también por la forma de hacerlo. La hostelería ha sido uno de los sectores que más de cerca ha vivido esos cambios.

Al margen de las limitaciones y restricciones impuestas por la normativa socio-sanitaria en estos momentos de pandemia, la hostelería se ha tenido que adaptar y, especialmente ahora que las agradables temperaturas lo permiten, trasladar su ámbito de actuación preferente al aire libre. Los interiores (donde las limitaciones son mayores) solo quedan para las ocasiones indispensables. La hostelería se disfruta ahora (cuando llegue octubre ya veremos) mayoritariamente en exteriores. Las mesas en las terrazas –en aquellos locales que disponen de ellas– se han convertido en un bien muy cotizado. Poder disfrutar al aire libre de la restauración, coctelería o cafetería supone un privilegio para los clientes y un valor añadido para los negocios que pueden presumir de exteriores.

Las terrazas permiten disfrutar del servicio de cafetería, coctelería o restauración pero minimizando riesgos

La Rioja dispone de grandes zonas de terrazas como la plaza de la Paz en Haro o Bretón, en Logroño

Además del confort habitual y de una sensación de relax especialmente placentera en verano, las terrazas ofrecen seguridad para un cliente que para poder disfrutar del servicio (comer, beber o ambas) debe quitarse obligatoriamente la mascarilla... y al tratarse de un espacio abierto, reducen el riesgo. Por ello, tras el confinamiento, lo primero que se abrió fue el servicio en las terrazas. Al aire libre o cubiertas parcialmente, son espacios que permiten respirar a cielo abierto y, generalmente, disfrutar del ambiente del entorno del local elegido.

No son muchos los restaurantes riojanos que disponen de mesas en espacios al aire libre

La Rioja dispone de lugares emblemáticos para las terrazas como son la plaza de la Paz en Haro, epicentro de la vida jarrera; o por ejemplo, en la capital riojana lugares como la plaza del Mercado, la calle Portales o Bretón de los Herreros aglutinan un buen número de ellas en las que se combinan tanto los espacios para disfrutar del servicio de cafetería como también, en algunos casos –menos– del de restauración.