«La Rioja ha dado un salto brutal en su gastronomía en estos años»

David Chamorro, durante la entrevista. :: justo rodríguez/
David Chamorro, durante la entrevista. :: justo rodríguez

«Las opciones de Logroño para comer son envidiables en comparación con ciudades de su tamaño» David Chamorro Cocinero

P.G.M.LOGROÑO.

«Me gusta el servicio, el día al día del restaurante, pero si me dedicara por completo a eso no podría investigar, que es el terreno donde me encuentro más feliz», cuenta David Chamorro.

-¿Se adivinan cambios en la gastronomía de los próximos años?

-Siento como una revolución en la gente. Lo que más hemos notado en los últimos años es que la gastronomía excede a los restaurantes: es un fenómeno de masas que se ha asentado en la sociedad a través de la televisión y otros formatos como las redes sociales. Antes estaba reservado hablar de gastronomía sólo en el ámbito de los grandes gurús y ahora es patrimonio del todo el mundo. Yo veo esta apertura como el legado más positivo que nos va a dejar el momento actual. Se ha logrado que se lleve el fenómeno gastronómico al cien por cien de la población. Esto hubiera sido imposible sólo con el trabajo de los restaurantes.

-¿Cree que el público sigue estando dispuesto a pagar 200 euros por un menú degustación?

-Claro que sí. Otra cosa diferente es que pensemos que es obligatorio hacerlo para comer en un restaurante. Al final un menú de este tipo es un producto que está en el mercado de la misma forma que podemos hablar de zapatillas o cascos de música. ¿Es necesario gastarse 200 euros en unos auriculares? Depende de cada uno y de su afición por la música. Lo mismo sucede con el que quieres gastarse dicha cantidad en un menú degustación de un restaurante. Al final, el valor de cada producto reside en la libertad individual que cada persona le quiera otorgar. Eso no quiere decir que si una persona quiere disfrutar de una gran comida esté obligada a gastarse ese dinero. Todos conocemos millones de sitios en los que por unos precios mucho más módicos podemos comer de manera maravillosa. Los grandes cocineros de España cada vez abogan más por tener locales de formatos distinto con un precio más bajo.

-¿Sueña con abrir su propio restaurante?

-Todo llegará. Siempre se dice que es un lío terrible pero en el fondo es nuestra meta, nuestro fin como cocineros.

-¿Cómo ve La Rioja?

-Los últimos tres años gastronómicamente ha dado un salto brutal. La pasión del público ha sido también esencial en que la nueva oferta se entienda mejor y se espere y se apoye. Eso permite dar paso a nuevas historias. En La Rioja ha habido una cultura gastronómica potente pero de pasar a tener casi pleno de restaurantes tradicionales, en los últimos años han nacido proyectos muy novedosos que además tienen bastante recorrido y futuro. Las opciones que hay en Logroño para comer son envidiables en comparación con el resto de ciudades de su tamaño.

-Dos estrellas consecutivas en dos años. Algo que parecía imposible e impensable hace poco tiempo.

-Lo que se ha logrado es estupendo. El fenómeno Kiro es increíble. En cualquier sitio del mundo donde voy me preguntan por él. E Íkaro es un sitio maravilloso. Carolina e Iñaki lo están haciendo de diez.