Riccardo Camanini, un artista de la pasta al dente, el mantel a cuadros y la Macaria etrusca

El chef italiano Riccardo Camanini. /FErnando Villar /EFE
El chef italiano Riccardo Camanini. / FErnando Villar /EFE

M. A. ALFONSO Madrid

Algo más mundana -pero no exenta de sorpresas- fue la ponencia del chef italiano Riccardo Camanini. Un cocinero que tiene su templo a orillas del lago de Garda, al norte de Italia. Presentó diversas recetas de pasta, «al dente, obviamente», dijo con media sonrisa en su rostro. Porque «la pasta en un mantel sencillo, cuadrado, encerado, compartiéndola al calor del sol un domingo, esa es la esencia», la religión de Camanini.

El italiano realizó una exposición brillante, desgranando el más común y conocido de los ingredientes de la culinaria popular italiana, que se remonta miles de años atrás, cuando se produjo la separación entre la vertiente italiana y la china de la pasta. Macaria llamaban a la pasta los etruscos. De ahí deriva el macarrón.

En lo estrictamente gastronómico, su ponencia se centró en tres de las elaboraciones más sencillas que pueden realizarse con la pasta, aunque en sus manos cada uno de los platos adquirió un sentido nuevo: así, sorprendió por su 'pastine imbrodo', elaborada con agua aromatizada, obtenida del remojo de los garbanzos. Por eso, este artista de la pasta no se podía despedir de otra manera que no fuera con un «gracias Madrid y buena pasta a todos».