A las puertas del sol naciente

Masashi Mizukami, el embajador japonés en España, disfrutó de la cocina de Kiro con su mujer y unos amigos./Justo Rodriguez
Masashi Mizukami, el embajador japonés en España, disfrutó de la cocina de Kiro con su mujer y unos amigos. / Justo Rodriguez

El embajador japonés en España disfrutó de la cocina de Kiro: «Es un sitio único»

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Masashi Mizukami, el embajador japonés en España, se acercó el pasado martes a Logroño para conocer al chef riojano Félix Jiménez y disfrutar de sus cocina nipona clásica: «Me habían comentado en distintas ocasiones que había un restaurante japonés de sushi muy bueno en Logroño con estrella Michelin y tenía ganas de conocerlo», explicó a Diario LA RIOJA antes de la cena y después de conocer los monasterios emilianeses. «Me han impresionado por su belleza, aunque ha sido un día de mucho frío», reconoció sobre Yuso y Suso.

Masashi Mizukami subrayó que no le sorprende tanto que haya un restaurante de este estilo en Logroño: «La Rioja es una zona con una enorme tradición gastronómica en la que se cultiva la devoción por la comida; en el fondo no es tan diferente a lo que nos sucede en Japón, donde le damos mucha importancia a la gastronomía y muchas costumbres giran en torno a los productos y las elaboraciones. En La Rioja existe una base evidente y nada más entrar al local me he dado cuenta de que era un espacio único».

El embajador habló de la cocina de su país y de la extensión que tiene en el mundo: «Félix es un especialista en sushi, que es una de las partes más delicadas, pero como sucede en España, Japón tiene una cocina muy rica y diferenciada por estilos y regiones». Masashi Mizukami también valoró lo que supone para su país que haya espacios tan únicos como el de Félix: «Es una riqueza cultural enorme; nada más entrar al local me he trasladado a mi país, a un restaurante de sushi de Ginza, por ejemplo. Y eso que estamos a miles de kilómetros. Su trabajo nace de una pasión desmedida y también del conocimiento que ha sido capaz de atesorar a lo largo de los años».

«Nada más entrar al local me he dado cuenta de que era un espacio único», dijo el embajador

«Su trabajo nace de una pasión y del conocimiento que ha sido capaz de atesorar a lo largo de los años»

El chef alfareño se mostraba muy contento por la visita del embajador nipón: «Es un honor recibir a una personalidad así en nuestra casa y por todo lo que significa por venir del país que nos inspira nuestra cocina».

Félix le sirvió el menú habitual a base de nigiris y un caldo dashi: «En cuanto lo probó me dijo que se trasladaba inmediatamente a su país. Es algo curioso, pero todos los japoneses que han estado en Kiro me hablan del efecto que supone para ellos disfrutar de sabores tan puros en un lugar tan alejado de su origen».

Félix reconoció que el embajador se fue encantado de su restaurante: «Hablamos de poder hacer alguna cosa con la embajada en La Rioja para seguir ahondando en nuestras gastronomías».