Un pueblo que sorprende

Briñas, un lugar donde tocar el Ebro y no mancharte los zapatos