Productores con alma

Cena de los chefs de La Rioja. El Hotel Palacio Tondón celebró las dos cenas de Conversaciones Heladas. /Justo Rodriguez
Cena de los chefs de La Rioja. El Hotel Palacio Tondón celebró las dos cenas de Conversaciones Heladas. / Justo Rodriguez

La jornada culminó con seis productores y sus joyas artesanales

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Una de las novedades de esta edición de Conversaciones Heladas fue el encuentro que organizaron Fernando y Angelines de distintos chefs riojanos en el que cada cual presentó uno de sus proveedores fetiches. Era hacer realidad y plasmar el lema de 'Somos campo' del evento porque a dicho simposio se aceraron periodistas de los medios más prestigiosos del mundo de la gastronomía, tanto de publicaciones generalistas como especializadas, por lo que cada uno de los relatos de los productores riojanos encontró una enorme caja de resonancia. Como explica Angelines González, «en Conversaciones Heladas queremos resaltar la importancia que tienen los productores locales para la gastronomía. La realidad es que es imposible que hagas producto sin productores. Nuestra relación con ellos es muy cercana y familiar y se crean unos vínculos que van mucho más allá de las relaciones comerciales». Fernando Sáenz explicó, por su parte, que «estos aspectos los conocen a la perfección todos los que lo viven diariamente y luchas por la calidad en su territorio».

Cuatro ideas de #CCHH19
El narrador Carles García abrió el encuentro
«Aquel pasado está en nosotros. Somos los herederos de aquel abandono y a veces lo seguimos abandonando porque no recordamos lo que fuimos. Quien no recuerda sus raíces está expuesto a todos los vientos».
Javier Olleros
«La figura del cocinero hay que contenerla un poquito».
Fernando Gallardo
«La primera app que se creó fue el fuego. La domesticación del fuego permitió que nosotros hoy estemos aquí».
Pedro Sánchez
«El ochenta por ciento de nuestro menú es verdura, almendras y caza».

La idea fue estupenda y cada uno de los cocineros fue presentando a un elaborador de su entorno. Comenzó Francis Paniego con los quesos de cabra de Tondeluna, «los únicos de montaña que se elaboran en La Rioja». Ignacio Echapresto apostó por la miel de Álvaro Garrido, Campomiel, que relató hasta el más mínimo detalle el proceso de elaboración y sus viajes por toda la geografía española trasladando los panales en camión. Iñaki y Carolina de Íkaro apostaron por las aromáticas trufas de Jaime García, de Finca La Planilla de de Clavijo. Miguel Caño, de Palacio Tondón, que fue uno de los centros neurálgicos de la cita, apostó por los huevos de primera puesta de Granja Epetxa de Labastida. Para finalizar, el obrador Grate presentó el azafrán ecológico del Castillo de Aguas Mansas y el AOVE de Rioja Alta de la almazara El Alberque, de Briñas. Un encuentro en el que el producto y la lealtad a la tierra enamoraron a los presentes.