Tres imágenes de Bodegas Perica, en San Asensio. / L.R.

Vino. Grupo Perica

Poca cantidad para dar la máxima calidad

El grupo Perica renuncia a grandes volúmenes en sus bodegas de Rioja, Toro y Ribera de Duero para lograr la excelencia en cada una de sus botellas

C.A.M.

El grupo Perica nació en San Asensio en 1912 con el inicio de la actividad vinícola por parte de Juan García –impulsada posteriormente por su hijo David García–, pero con el tiempo y trabajo ha conseguido pasar de ser un elaborador local a una empresa con presencia internacional en diversos sectores, aunque la vinicultura siempre será su germen.

Como productor de vino, desde la localidad riojalteña Perica ha extendido también su presencia a las Denominaciones de Origen de Toro y Ribera del Duero, donde comercializa sus vinos bajo el nombre de Palacio de Villachica.

En Rioja, su emplazamiento original y sede principal del grupo, Bodegas Perica trabaja principalmente con viñedos propios: 150 hectáreas (repartidas por Rioja Alta –Cenicero, Torremontalbo, San Asensio, Briones, Haro, Rodezno, Cihuri y Briñas–) que, en su mayor parte, corresponden a uva tempranillo, aunque también cuenta con algunas viñas de garnacha, mazuelo o, incluso en Cenicero, con maturana tinta.

Cada una de esas viñas tiene una razón de ser y hace un aporte al vino para redondear el producto que sale de la bodega de San Asensio.

Esos viñedos, y algunos más de otros proveedores, entregan cerca de un millón de kilos de uva con los que Perica elabora (en una bodega construida nueva en 2011) una amplia gama de productos, todos bajo la premisa común de la calidad y que se venden bajo diferentes etiquetas: 6cepas6, Viña Olagosa, Mi villa, David Perica...

Tanto en la Denominación de Origen Calificada Rioja, como en las bodegas de Toro y Ribera de Duero, el grupo Perica tiene clara su filosofía. Prefiere renunciar a los grandes volúmenes, pero no a mantener y aumentar la calidad de los vinos que embotella.

Los proyectos de Toro y Ribera son relativamente recientes. Nacieron, casi de la mano, hace solo cuatro años. Cuando Perica buscaba una ubicación para empezar a trabajar en Ribera de Duero, llegó la posibilidad de adquirir en Toro una bodega con viñedo propio.

Y el grupo de San Asensio se hizo con la propiedad del histórico Palacio de Villachica, una bodega ubicada en un caserón del siglo XIX que había sido palacio arzobispal de Zamora, que está rodeado de cerca de 50 hectáreas de viñedo de edad avanzada, y en el que el equipo técnico –el mismo que también trabaja en la bodega de la D.O. Toro– elabora vinos de alta calidad.

Ribera de Duero

Casi simultáneamente, Perica comenzó a elaborar vinos en Ribera de Duero –en Peñafiel– bajo la misma referencia de Palacio de Villachica. Los 130.000 kilos de uva que recogen sirven para elaborar una pequeña cantidad de vino, pero de alta calidad.

El grupo no ha escatimado recursos para 'poner al día' sus más recientes bodegas. En Toro solo tuvo que modernizar la instalación, pero en Peñafiel ha recurrido a toda una nueva construcción para dotarlas de modernas mesas de selección manual, depósitos especiales para pequeñas producciones, barricas y jaulones nuevos..., e incluso se han hecho nuevas las tiendas en ambas bodegas.