Pasión de dulces y polifenoles

Assistentes a la cata /Juan Marín
Assistentes a la cata / Juan Marín

David Nicolás y el enólogo Emilio Sojo hicieron disfrutar a los participantes en la Experiencia Degusta de Pastelería Ramflor y Bodegas Riojanas

REDACCIÓN

El Centro Comercial Berceo acogió ayer la primera de las Experiencias Degusta de 2019. En esta ocasión, ofrecida por la Pastelería Ramflor (Logroño) y Bodegas Riojanas y en la que se dieron la mano los mundos dulces y sólidos de la repostería con los fluidos esenciales de una de las bodegas con más reputación y encanto de La Rioja, la centenaria Bodegas Riojanas de Cenicero.

El enólogo Emilio Sojo Nalda y el pastelero de Ramflor David Nicolás hicieron las delicias de los participantes con el excelso maridaje que propusieron y la cantidad de argumentos sabrosos, deliciosos y espectaculares que colocaron encima de la mesa de todos y cada uno de los comensales. Bodegas Riojanas y Pastelería Ramflor diseñaron de manera conjunta los encuentros entre sus productos para crear la sensaciones de placer y gusto que se pasearon por los paladares de los participantes. El Viña Albina Blanco, un vino semidulce, se degustó acompañado de un chocolate Callebaut con un 70% de materia de cacao y unas escamas de sal. «Es una fórmula estupenda para potenciar los sabores de la malvasía y de la viura», explicó David Nicolás. El Monte Real Crianza, por su parte, se maridó con un chocolate de la isla de Sao Thomé, un origen único que cuenta con un toque de frutos rojos y regaliz, que acompañó a las mil maravillas a un vino redondo que recuerda mucho a frutas maduras.

GUÍA

Experiencia Degusta
Dónde
Se celebró ayer por la tarde-noche en el Centro Comercial Berceo.
Líquidos y sólidos
Se armonizaron cuatro creaciones dulces de Ramflor con sendos vinos de la centenaria Bodegas Riojanas.
Dirigida por el enólogo Emilio Sojo Nalda y el pastelero David Nicolás.

El reserva combinó sus sabores y profundos aromas con un infusionado de frutos rojos con hierbabuena y chocolate de Brasil. «Este vino es mucho más redondo todavía y, gracias al infusionado, se generó una sensación muy refrescante en boca, entremezclándose los taninos de ambos productos para otorgar así un sabor muy agradable tanto al vino como al postre», relató David Nicolás.

El gran reserva 'Monte Real' lo disfrutaron degustando una trufa con reducción añadida de vino, acompañada del toque fresco aportado por la hierbabuena, que sacó a la palestra todas sus sensaciones refrescantes y que marcó uno de los momentos más hermosos de esta nueva Experiencia Degusta.

Los cuatro vinos de la cata fuero el Monte Real Crianza de Familia (destacó por su color intenso, la fruta y la expresión de la variedad); el Monte Real Reserva de Familia (color rojo cereza con ribetes teja, otente en aromas con notas de excelente madera); el Monte Real Gran Reserva (sensual , con cuerpo y bien constituido en taninos y acidez) y el Viña Albina Blanco Semidulce (dotado con un aroma personal y muy varietal).

Fue una experiencia estupenda que ha dado el pistoletazo de salida para un año que estará repleto de nuevas formas de disfrutar de la mejor gastronomía riojana.