Paco Morales y la pianista María Dolores Gaitán, en el restaurante Noor. / EFE

La pandemia que unió al cocinero y la pianista

Cuando Paco Morales tuvo que cerrar su local, cedió el espacio para que Gaitán colocara su piano y ensayara. Ahora investigan juntos

P. SALAS

Un piano de cola ocupa ahora el espacio de sillas y mesas en Noor, con dos estrellas Michelin en Córdoba. Su propietario y cocinero, Paco Morales, se lo cedió como local de ensayo a la pianista María Dolores Gaitán, un acto solidario del que ha nacido un proyecto de investigación sobre la música y la gastronomía de al-Andalus.

Con el restaurante cerrado desde que se decretó el estado de alarma en marzo y las vistas puestas en la reapertura el 9 de septiembre –cuando Morales ofrecerá una «retrospectiva» de las cuatro temporadas anteriores, con platos basados en la cocina andalusí de los siglos X al XIV–, decidió ayudar a su paisana, residente en Milán pero confinada en Córdoba, ofreciéndole Noor como estudio.

«La gastronomía y la música son dos sectores muy castigados por el virus. Ella necesitaba un local para ensayar –tiene un concierto el 11 de septiembre en el Teatro Góngora– y el restaurante estaba cerrado, pensé que era el momento de ayudarnos entre nosotros», explica Morales.

Reconocida por Marca España por su trabajo de difusión internacional de la música clásica española, Gaitán y Morales tienen mucho en común: ambos investigan sobre al-Andalus, ella partituras y él recetas. Ahora trabajan juntos en varios proyectos, «profundizando en el tema de la creatividad en ambos sectores». «Tenemos ideas muy interesantes para desarrollar incluso internacionalmente».

«Son dos ámbitos de excelencia, la música clásica y la alta cocina, y nos apetece seguir investigando de forma conjunta en torno a al-Andalus», explica Morales, para quien las notas del piano son una nueva fuente de inspiración en su trabajo creativo culinario.