Degusta

El ladrón de los sabores

Conocí a Fernando como alumno de fotografía hace ya unos cuantos años, y desde el inicio hubo eso que llaman química. Sus fotografías eran interesantes y en poco tiempo alcanzó la destreza técnica suficiente para contar sus historias en imágenes; lo que equivale a decir que alguien creativo había detrás de aquella Nikon. Siguiendo el refrán de 'Dios los cría y ellos se juntan', nuestra relación se fue trazando a través de los caminos de la creatividad, de compartir proyectos en los que no había freno para el devenir de las ideas, en interminables horas de búsqueda, de intercambio y de trabajo. De ese trabajo que cansa el cuerpo y nutre el alma de aquellos que creen en lo que hacen, y que disfrutan estando en el barro, porque la pasión por la vida, es lo que me une a Fernando. Para hacerse idea de estas locuras, en una de sus Conversaciones Heladas me propuso hacer al alimón una charla que sincretizará los procesos creativos de la fotografía con los suyos a la hora de gestar un helado. La idea era arriesgada pero apasionante y el resultado, una charla que se fue vertiendo hacia los principios constitutivos de la creación; bien partieran de principios fotográficos o gastronómicos, demostrando que lo importante a la hora de crear es el conocimiento de tu lenguaje.

Al final toda esa pasión en los trabajos comunes se ha traducido en amistad, otorgando grandeza a la relación, alegrándonos de los éxitos de los amigos, más si algunos los compartes codo a codo. Fernando y Angelines me concedieron el privilegio de realizar un vídeo para presentar en una de las ferias más importantes de Europa: Madrid Fusión. En las primeras reuniones las ideas que saltaban por la mesa eran alocadas, como no podía ser menos entre nosotros, para dejar bien alto el pabellón del obrador Grate. Madrid Fusión es una cosa muy seria, y nosotros, empleando muy acertadamente la primera persona del plural, decidimos hacer una película cómica. Esa película se podía titular 'El ladrón de los sabores' porque Fernando hacía algo absolutamente enloquecido. Para empezar un helado que no era un postre, era un aliño y para seguir un helado que se gestaba con lo que otros desechan.

La idea era tan loca que sólo se podía contar en clave cómica, Fernando aparecía robando vainas de guisante en el mercado o recogiendo lías en una bodega, y para terminar cocinaba todo en medio de una montaña bajo una nevada de padre y muy señor mío. Se pueden imaginar el canguelo, cuando nuestra ponencia va entre la de los hermanos Roca y Mugaritz. El resultado fue un aplauso unánime del respetable y una de las ponencias mejor consideradas de Madrid Fusión. Seguramente porque la auténtica creatividad puede con cualquier recelo, y siempre pone risueña a la afición. Este año estamos perpetrando otro proyecto tan loco como el anterior. pero como aun está enfriando en la cámara tendrán que esperar para degustarlo. Como siempre, será un placer, y eso sí, en Logroño tenemos la suerte de tener a alguien que nos sabe deleitar con la cocina del frío a la sombra de una higuera. Gracias Fernando por tu creatividad cocinada en frío.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.