El martes, cena degustación de trufa negra en Wine Fandango

Mis huevos fritos... con trufa tuber melanosporum. :: /W.F.
Mis huevos fritos... con trufa tuber melanosporum. :: / W.F.

Aitor Esnal dará rienda suelta a su creatividad en una degustación de sus platos con la trufa como 'leit motiv'

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Comerse La Rioja a bocados configura una sucesión de eventos gastronómicos que se celebran periódicamente en el restaurante logroñés Wine Fandango, de la mano del chef Aitor Esnal y la sumiller Beatriz Martínez, que han dotado a su cocina de la perfecta fusión de los mundos líquidos y sólidos para hacer disfrutar a los comensales de una gastronomía cercana a las raíces de La Rioja pero a su vez aromatizada por la creatividad y la modernidad de las técnicas más contemporáneas.

Este martes se va a celebrar una nueva cena-degustación con la trufa como eje cardinal del evento para propiciar a los clientes una experiencia única: «Nos encanta la trufa negra; es increíblemente compleja en cuanto a los aromas que ofrece y extremadamente delicada y sutil en el paladar», explica a Degusta LA RIOJA el propio Aitor, que se declara un enamorado de este producto.

DEGUSTACIÓN

Con la trufa negra
La cena en formato degustación
Lascas de coliflor y trufa con jamón y AOVE; Huevos, patatas y chorizo con trufa; Arroz cremoso con Idiazábal y trufa; Filet mignon tostado con acelgas salteadas y boniato y Helado de trufa negra con bizcocho y aceite.
Día y hora
Martes 12 de brero a las 20.30 horas.
Reservas
941 243 910.

«Yo creo que es como un pequeño regalo de la naturaleza, como esas setas con las que es muy complicado contar y que te llegan a la cocina como una verdadera sorpresa. En gran medida eso es lo que nos lleva a la idea de desarrollar un evento de este tipo, contar con un producto que no suele ser muy habitual y que nos permite jugar con él para conquistar los paladares», remarca.

Y merced a su poder y a la vez a la sutileza con la que se debe trabajar, Aitor apuesta «por el equilibrio máximo en la técnica de las elaboraciones. Es fundamental trabajar con mucha sutileza para sacarle el mejor partido».