El lujo de los asados al fuego

Tradición. La Parrilla Riojana ofrece unas carnes y pescados cocinados sobre las llamas

REDACCIÓN Logroño.

Cocinar a la brasa forma parte de la tradición culinaria riojana. Las parrillas se han utilizado desde hace siglos para elaborar tanto las carnes (las chuletillas forman parte del olimpo gastronómico regional) como los pescados, pero no son muchos los establecimientos hosteleros de La Rioja que pueden presumir de una parrilla en el interior de sus cocinas.

Sin embargo, en el epicentro gastronómico de Logroño (Laurel, 17) se encuentra La Parrilla Riojana, con una carta muy similar a la de La Cocina de Ramón, pero añadiendo la aportación que la lumbre hace a carnes y pescados ofreciendo un reconocible toque ahumado que potencia su valor.

  • Dirección Calle Laurel, 17.

  • Teléfono 941 18 53 81.

  • Web www.laparrillariojana.es

  • Descanso Martes noche y miércoles

Este restaurante ofrece una imagen más desenfadada que la de su 'hermano' de la calle Portales (con el que alterna sus días de cierre). Dispone de dos comedores en los que se combina una culinaria elaborada con los platos de cuchara más típicos de la gastronomía local (caparrones, alubias...) y también con el producto fresco que cada día llega a la plaza de Abastos, en muchos casos, desde las explotaciones de los pequeños agricultores y ganaderos de la región. Es una combinación perfecta para una aproximación gastronómica a La Rioja que muchos visitantes de la calle Laurel pueden hacer sin abandonar el Casco Antiguo logroñés ni uno de los máximos referentes turísticos de la capital riojana.