Llega a España el concurso francés para cocineras 'La Cuchara de Oro'

La idea del concurso surgió hace una década de la mano de Marie Sauce Bourreau. /L.R.
La idea del concurso surgió hace una década de la mano de Marie Sauce Bourreau. / L.R.

La final se celebará el 21 de octubre en la escuela de hostelería Le Cordon Bleu en Madrid

REDACCIÓN

El concurso francés La Cuchara de Oro (La Cuillère d´Or), una de las organizaciones más importantes de la gastronomía del país vecino, aterriza en Madrid el próximo otoño. Dicho certamen se lleva celebrando en el país galo desde hace una década, habiéndose convertido ya en una de las citas gastronómicas de mayor renombre internacional y cuya característica principal es que otorga todo el protagonismo a la figura de la chef femenina. El concurso tendrá lugar el próximo 21 de octubre por la mañana en la sede de la Universidad Francisco de Vitoria en la escuela de hostelería Le Cordon Bleu en Madrid, que apoya y respalda esta iniciativa.

La idea del concurso original surgió hace una década de la mano de Marie Sauce Bourreau, actualmente presidenta de Toques Francesas, que es la organización más importante de la gastronomía francesa. Partió de la observación de los organizadores de que, en la mayoría de los concursos gastronómicos, la presencia femenina era mínima a pesar del gran número de mujeres dedicadas a la profesión. Pensaron que, quizás, existía una especie de rechazo o cohibición a participar en dichos eventos y decidieron crear este concurso para poder ofrecer una mayor visibilidad a las mujeres en la cocina profesional. Hoy en día la cocina ha dejado de ser una cuestión de supervivencia. Mas allá de las vitales funciones alimenticias, la gastronomía se ha convertido en patrimonio cultural: un enorme salto en la historia. Un compromiso entre saber hacer y tradición.

Polémica eigualdad

Al igual que la elección de la Mejor Cocinera del Mundo tiene sus detractores e incluso ha sido rechazado por premiadas como la española Carmen Ruscalleda, el concurso francés para cocineras 'La Cuillère d'Or' ha sido recibido con polémica en su llegada a España. «Me parece que no vamos bien, no es la forma de ayudarnos a tener más visibilidad en el sector», afirma María José San Román, cocinera y propietaria de Monastrell, con una estrella Michelin en Alicante, y presidenta de Mujeres en Gastronomía (MEG), movimiento multidisciplinar que busca el fomento de la igualdad. Según San Román, ha habido varios intentos fallidos de trasladar esta competición a España hasta que finalmente ha prosperado en Madrid aunque, asegura, «las mujeres no queremos eso, no queremos jugar en ligas diferentes», si bien reconoce que para MEG, que se constituyó oficialmente a comienzos de año, es una oportunidad para recordar su lucha.

Más que un tema de gusto, es un arte y, como toda forma de arte, es la expresión de sus autores, de su amor por la cocina y de sus deseos de compartir. Las especificidades femeninas dentro del entorno se expresan plenamente. Sin embargo, y aunque tradicionalmente la cocina era un dominio de las mujeres, no es menos cierto que el mundo sigue siendo de hombres.

Hubo que esperar a 1933 para que dos mujeres, Eugène Brazier y Marie Bourgeois, fueran reconocidas y nombradas por la célebre Guía Roja (ambas con tres estrellas Michelín obtenidas entre 1933 y 1937). Como dice Alberto Soria en su libro 'Los Sabores del Gusto': «Casi hasta finales del siglo XX, en las crónicas del gusto las mujeres permanecen en segundo plano. Solo aparecen como propietarias de locales, o dando nombres a platos o postres creados en homenaje personal». No fue completamente visible hasta la década de los años 70 cuando tuvo lugar la Revolución Femenina en la gastronomía.