Lanzan una carne con su aspecto y sabor, pero hecha de soja

Una imagen del 'Heura', el nuevo pollo vegetal. :: l.r./
Una imagen del 'Heura', el nuevo pollo vegetal. :: l.r.

La soja con la que se fabrica 'Heura' procede de cultivos europeos en la zona de los Balcanes

REDACCIÓN

La búsqueda de sustitutos a los artículos cárnicos tradicionales por razones de salud, éticas y medioambientales ha generado la aparición de nuevos productos basados en vegetales, pero con aspecto y sabor similares a los procedentes de la ganadería, como la Heura o «carne vegetal». Se trata de una proteína vegetal procedente de la soja para cuya elaboración se precisa un gasto en agua -908 litros por kilogramo- inferior al necesario para producir la misma cantidad de carne de vacuno -15.451 por kilogramo-, aseguran a Efe fuentes de la empresa comercializadora, la 'startup' barcelonesa Foods for Tomorrow. Este producto, de aspecto, textura y gusto similares a los de la carne, mejora además el impacto ambiental frente a la ganadería en ámbitos como los recursos, pues, según su informe de sostenibilidad, «para producir un kilo de carne de ternera se necesitan 20 de cereales y legumbres, y sólo 0,5 kilos de soja para la misma cantidad de Heura». «No rechazamos la carne en sí, sino todos sus problemas derivados», ha asegurado a Efe Bernat Añaños, el director de comunicación de la empresa que comercializa la Heura, para quien esta proteína abre la puerta a la aparición de otros «sucesores de la carne, más que sustitutos».

Añaños afirma que ésta es «la tercera generación de proteínas vegetales» y con ella aspiran a alcanzar a un público generalista que no conectó masivamente con las dos anteriores. La primera generación se relaciona con otras proteínas vegetales, como el tofu, el seitán o el tempeh, y la segunda con la soja texturizada, a la que se le suprime la humedad, pero estos productos «aunque presentan un estilo muy medicinal y muy saludable, son poco atractivos a nivel gastronómico».

Soja de los Balcanes

La soja con la que se fabrica Heura procede de cultivos europeos en la zona de los Balcanes «libres de modificaciones genéticas y que no incentivan la deforestación». El desarrollo de esta proteína vegetal surge a raíz del «activismo» del fundador y CEO de la compañía, Marc Coloma, para «concienciar hacia un consumo más vegetal» en un sector que presenta «el inconveniente de comunicar de forma poco atractiva las opciones vegetales» y le cuesta ofrecer aquéllas que «no supongan renuncias ni a sabor ni a textura».

Añaños cree que en la importancia del «cambio de paradigma» ante las estimaciones para 2050, cuando sea necesario alimentar a una población mundial que puede alcanzar los 10.000 millones de personas.