La paella valenciana, e interés cultural y culinario

Se inicia el expediente para declarar a la paella valenciana nuevo Bien de Interés Cultural

AGENCIAS

L a paella es un símbolo valenciano y una de las grandes referencias de la gastronomía española. Este plato de arroz va vinculado, de forma casi indisoluble a la cultura culinaria de nuestro país, y por ello, la Comisión Técnica para el Estudio e Inventario del Patrimonio Inmaterial de la Generalitat ha decidido recientemente aprobar que se proceda a la incoación de declaración de bien de interés cultural (BIC) a 'La paella valenciana. El arte de unir y compartir', por ser un plato tradicional y contemporáneo al mismo tiempo, constituir un fenómeno integrador y poseer un carácter representativo de la sociedad valenciana. Así, el expediente ha comenzado ya a dar sus primeros pasos.

La paella es un símbolo identitario del territorio valenciano. Ha perdurado a lo largo de los años, transmitiéndose de generación en generación y permitiendo que en la actualidad se siga manteniendo la esencia de nuestras costumbres, prácticas y rituales en el arte de la preparación de este plato.

Es un elemento vertebrador clave de la gastronomía valenciana. Las diversas posibilidades que ofrece su elaboración, junto con su relevancia como icono cultural en el territorio español, convierten a este plato en un bien único no solo del patrimonio cultural valenciano, sino también a escala internacional.

La preparación y elaboración de este plato se han convertido en un fenómeno social. Una simple comida familiar de domingo o un multitudinario concurso de arroces se configuran como un espacio idóneo donde poner en valor la hospitalidad, la buena vecindad, el diálogo intercultural y el respeto que caracteriza a nuestra tierra. Incluso en las fiestas populares se ha convertido en la elaboración sobre la que giran las degustaciones o jornadas gastronómicas, con guisos de pantagruélicas paellas.

El objetivo es que sea elevada a Patrimonio de la Humanidad

La vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, ha manifestado su «satisfacción» ante el anuncio de que la Comisión Técnica para el Estudio e Inventario del Patrimonio Inmaterial de la Generalitat ha decidido aprobar que se proceda a la incoación de declaración de bien de interés cultural (BIC) 'La paella valenciana. El arte de unir y compartir', ya que supondría «un paso» para que en un futuro sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Gómez ha recordado que este es un camino que se inició el mandato anterior, cuando ella estaba al frente de la Concejalía de Turismo, desde donde «se apostó por promover el reconocimiento internacional de nuestro plato más auténtico». Además, ha resaltado que conseguir este reconocimiento supondría «un paso para seguir avanzando y conseguir que la paella sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco».

Recientemente, la baguette francesa, todo un símbolo en Francia (como la paella en España) también ha iniciado los trámites para ser considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, impulsada por los productores y panaderos franceses.

Todas estas características hacen de la paella un bien inmaterial muy preciado, con una tradición histórico-cultural de gran importancia en todos los ámbitos, ya sea local, regional, nacional o internacional. Los métodos de cultivo y obtención de los ingredientes para su elaboración, los instrumentos artesanos que se usan para su cocinado y la amplia tradición histórica que conlleva hacen de la paella un bien exclusivo, merecedor de una distinción que contribuya a mantener y preservar nuestra diversidad cultural frente al creciente fenómeno globalizador.

Solicitud unánime

La solicitud fue presentada por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de València con la adhesión de las tres diputaciones provinciales, ayuntamientos, universidades valencianas, entidades culturales, restaurantes y prestigiosos cocineros del entorno levantino.

La Comisión Técnica para el Estudio e Inventario del Patrimonio Inmaterial es el órgano encargado de analizar las propuestas para proteger el patrimonio inmaterial y está compuesta por representantes de la Dirección General de Cultura y Patrimonio, de la Universitat de València, de la Universidad Miguel Hernández de Elche, de la Universidad de Alicante, de la Universitat Jaume I de Castelló, de la Universidad Católica de València - San Vicente Mártir, del Museu Valencià de la Festa - Convent Sant Vicent Ferrer, del Museu Valencià d'Etnologia y tres representantes designados por la consellería del gobierno autonómico, competentes en patrimonio cultural.