Puesto de venta de insectos en un mercado asiático. / EFE

«Los insectos pueden ser parte de la comida del futuro»

El fundador y CEO de OurCrowd, una plataforma líder de micromecenazgo de capital, ha apostado fuerte por el i+D+I en el sector de la alimentación

J. A. GONZÁLEZ

Nacido en San Diego (California, Estados Unidos) en 1955, Jonathan Medved es uno de los grandes gurús del mundo de la inversión. Es el fundador y CEO de OurCrowd, una plataforma líder de micromecenazgo de capital. El portfolio de su compañía está repleto de apuestas exitosas entre las que destaca la norteamericana Beyond Meat, famosa por sus hamburguesas veganas. El sector de la alimentación y especialmente el I+D+i en este sector es su punto fuerte. «Reinventar la cadena alimentaria con ingredientes de alta calidad elaborados a partir de insectos» es una de sus apuestas y será parte «quizá de la comida del futuro», asegura en esta entrevista.

Medved ahora posa sus ojos sobre España en la cuarta edición del Smart Agrifood que se celebra en Málaga este 2021, donde tecnología y alimentación se unen para descubrir el futuro del sector y, quién sabe, la próxima Google del mundo alimentario y con sello español.

– Cuando pensamos en el mundo de la tecnología hablamos de Silicon Valley. Ahora vive en Jerusalén, donde está el Silicon Wadi. ¿Qué diferencias hay en estos dos mundos?

– Que el segundo está más cerca de España y, además, a pocas horas de avión (risas). Ahora en serio, en Israel estamos mucho más centrados en agricultura y en tecnología de los alimentos. No se puede competir con Google, Facebook, Intel o Microsoft. Somos un pequeño país de 10 millones de personas y lo estamos haciendo muy bien en este aspecto. Somos mediterráneos, como España, y tenemos que trabajar juntos para resolver los problemas de todos.

– ¿Cree que España es un país atractivo para invertir?

– Sí, absolutamente. Creo que las 'startups' españolas son muy atractivas. Esa idea de que la innovación solo va a venir de uno o dos o tres puntos calientes, perdón, es una mierda. Va a venir de todo el mundo y las próximas grandes empresas estarán en lugares que no han sido asociados con la última generación de éxitos. Nosotros no solo invertimos en Israel, hemos apostado por Ynsect, en Francia, que usan larvas de insectos para alimentar peces, o Treedom, en Italia, para parar la deforestación. Ahora estamos buscando nuestras primeras inversiones en España.

– ¿En FoodTech y AgroTech?

– Sí, pero también vamos a mirar al sector de la energía solar.

– Hablaba de Ynsect, ¿la comida del futuro está basada en los insectos?

– Creo que puede ser parte de ella, como también el cultivo de alimentos a partir de células. Creo que los avances en la tecnología de alimentos y en la agricultura son enormes.

– ¿Lo tradicional tiene hueco en este mundo tan digital?

– ¡Por supuesto! La tradición no es contraria al progreso y a la tecnología. Es como decir que la religión es contraria a la tecnología, es un error. No hay que olvidar nuestra cultura o nuestro pasado, sino que hay que buscar la forma de combinarlo todo para avanzar. Esta es la gran diferencia de Silicon Valley con Israel, porque nosotros abrimos caminos y no dejamos de mirar a nuestro pasado y, ojo, no quiero ser un esclavo del pasado, pero no quiero olvidarlo. Si olvido mi pasado y mi tradición y si olvido mi tradicional ensalada malagueña, ¿qué clase de mundo se crea? Un mundo estéril que da un poco de miedo.

– Hablamos de nuevos alimentos, de tecnología de impresión en 3D, de todo lo relacionado con la comida. ¿Pero qué pasa con la seguridad alimentaria? ¿Cómo se trabaja en ella?

– Estamos viendo todo tipo de proyectos que están haciendo la detección en tiempo real de patógenos, ya sea la salmonella o cualquier otra enfermedad. Tenemos que averiguar cómo alimentar mejor a la gente en el planeta, utilizando menos agua y otros recursos para cultivar alimentos más sanos y sostenibles con el planeta.

– ¿Ha cambiado su visión de la inversión después de la pandemia?

– Sí, nuestra alimentación e inversión se ha disparado. La pandemia, que da miedo y hay que combatirla entre todos, ha sido muy fuerte para la economía digital, porque cuando estamos encerrados o no estamos en la oficina, lo que tenemos es que confiar en nuestras herramientas digitales.

– ¿Qué ha cambiado?

– Es el comienzo de una nueva era en la que no es un país contra otro, y creo que todo el mundo se va a dar cuenta de esto. Todos juntos tendremos que salvar el planeta y la única manera va a ser la innovación. Tenemos mucho que hacer y creo que tenemos que hacerlo juntos.