Ingredientes que también son melodías

La gastronomía es metáfora recurrente en algunas de las canciones más populares y pegadizas

SERGIO CUESTA

La música y la cocina conjuntan bien. La banda sonora tiende a impermeabilizar nuestras creatividades domésticas, a distendir el trabajo, envolviendo la propia experiencia. A falta de un reproductor, rara ausencia en estos días, la garganta es buen recurso para canturrear e insertar melodías en el guiso. Célebre cantor es Arguiñano, cocinero y hombre circo –en el sentido más admirable de la palabra–. El vasco popularizó, entre receta rica y receta rica, 'El conejo de la Loles'. Su interpretación es historia de la televisión.

No solo los chefs buscan inspiración en otras artes. Los compositores musicales recurren a todo lo que tienen a mano para iluminar letras y crear metáforas sobre las emociones humanas. No se puede negar el placer ritual y el juego creativo de un buen banquete. Algunos alimentos, incluso recetas, han cambiado los fogones por los estudios para convertirse en iconos artísticos, como ya hicieran las latas de sopa que inmortalizó Warhol o los huevos fritos que un día se toparon con Velázquez.

Menú musical

  • Arroz con habichuelas, receta de Antonio Molina.

  • Arroz con bacalao, estilo Lolita.

  • Macarrones, «que no se pueden aguantar», de Dolores Vargas.

  • Sopa de caracol, cortesía de Banda Blanca.

  • Barbacoa: de chorizos parrilleros, salchichas a la brasa y chuletas de cordero. Gentileza de Georgie Dan.

  • Ranas, sapos y batracios, pagados por Seguridad Social.

  • Bacalao. Unos le ponen comino y otros le ponen canela, por Julio Iglesias.

  • Mojo picón, elaborado por Caco Senante.

  • Chocolate seleccionado por Kylie Minogue.

  • Frutas variadas. Miliki, Danza Invisible y Carlos Vives, entre otros grupos, firman la carta de la fruta fresca y de temporada.

  • Tiramisú de limón, según la receta que alguien le contó al cantautor Joaquín Sabina.

El gran Miliki, icono infantil y sonrisa nostálgica a la altura de Chanquete, prescribía a sus niños hoy ya creciditos una dieta saludable en 'Comer es un placer' –«si sabes comer bien»–. En la misma línea de comida sana que tanto alabamos y, por lo visto, tan poco secundamos, Danza Invisible incluyó melones, naranjas, fresas, uvas y frutas de la pasión en el auténtico 'Sabor de amor'; Carlos Vives reforzó la tendencia aconsejando mucha 'Fruta fresca'; y Ben Sa Tumba & Son Orchestre preconizaron las virtudes de la banana como el único fruto del amor. Incluso los Led Zeppelin se atrevieron con los limones ('The lemon song') y las mandarinas ('Tangerine').

El 'Sabor de amor' de Danza Invisible deja regusto a melones, naranjas, fresas, uvas y frutas de la pasión

Para The Archies, uno de los primeros grupos musicales ficticios, los ingredientes reales del amor eran bien distintos. Azúcar, miel y caramelos aderezaban su eterno, y no apto para diabéticos, 'Sugar, sugar'. La carismática Julie Andrews transigía en Mary Poppins con las cucharadas de azúcar como aditivos de felicidad ('A spoonful of sugar'). A nadie le amarga un dulce.

El 'Beatle' George Harrison quiso honrar a su amigo Eric Clapton, confeso adicto al chocolate, con el dulce tema 'Savoy truffle' .

Con una voz y un timbre inimitables, Antonio Molina evocaba en el tanguillo 'Cocinero, cocinero' la buena mano necesaria entre fogones para preparar «con esmero» un arroz con habichuelas. Tan icónico como este guiso tradicional es el arroz con bacalao que nos canta Lolita en 'Sarandonga'. Su hermana Rosario profundiza en lo que importa de un buen plato y de un buen amante en 'Sabor, sabor': fresa, limón, mermelada de miel de abejas y rojo melocotón en boca. El poeta musical de Úbeda, Joaquín Sabina, degusta un 'Tiramisú de limón' al recordar la alegría de un amor pasado mientras Kylie Minogue paladea 'Chocolate' con desbordante sensualidad.

'Ojalá que llueva café ', pedía Juan Luis Guerra a finales de los años 80 en clave casi bíblica. «Que caiga un aguacero de yuca y té, del cielo una jarina de queso blanco, y al sur una montaña de berro y miel», añadía el multipremiado artista puertorriqueño.

Georgie Dan, el rey de los veranos ibéricos, dedicó en los años 90 uno de sus himnos más recordados a los chorizos parrilleros, las salchichas a la brasa y las chuletas de cordero. Letras y ritmos pegadizos. Cierto que también presume en esta 'Barbacoa' de lo bueno que está el vino de garrafa. Y por ahí, en estas tierras, no pasamos.

Y entre los platos más exóticos que se han cantado e incluso conocido sobre un escenario, descollan la 'Sopa de caracol', de Banda Blanca; los bistéqueles fritidos con patácalas, de A Roda; los sapos y batracios que enumeraba Seguridad Social en su menú del día pensado para 'Comerranas'; y el sabroso 'Mojo Picón' que arreglaba con su propio carácter Caco Senante. «Condimento indispensable del gourmet y del glotón, y del que quiere gozarla con un ritmo sabrosón», presentaba el tinerfeño. Sí, «la rica salsa canaria se llama mojo picón».

En el mismo folio, 'La lista de la compra' y una canción, apunta La Cabra Mecánica. No podemos olvidarnos de los 'Macarrones' caldosos de Dolores Vargas, 'El Bacalao' romántico de Julio Iglesias, la 'Sopa fría' de M-Clan o la 'Mayonesa' de Chocolate. Con permiso de Los Delincuentes, tampoco faltarán los tomates, ni el pollo para freír, vieja receta de Ramoncín.

El menú final lo recitarían los Golden Apple Quartet: «solomillo asado con patatas fritas, sesos huecos, hígado, liebre, chateaubriand», «sopa de albondiguillas, caldo de tortuga, sopa húngara»... «Buen provecho le haga a usted».

La música está en los puerros, las alcachofas y las zanahorias

La Vegetable Orchestra es un conjunto único que explora las cualidades acústicas de las verduras. El grupo, que fue fundado en Viena hace más más de dos décadas, ha inventado durante este tiempo más de 150 instrumentos en su proceso de experimentación constante. Los instrumentos que tocan están hechos de material vegetal fresco y seco, como zanahoria, puerro, raíz de apio, alcachofa, calabaza y piel de cebolla. Interpretan música clásica, contemporánea, electrónica experimental o jazz libre, entre otros.