Centro de 'Pan Caliente' en Club Deportivo. / JUSTO RODRÍGUEZ

Hornos tradicionales y sabores caseros, sello de calidad en las panaderías 'Pan caliente'

SERGIO CUESTA

'Pan caliente' dispone de tres centros con sus propios obradores en Logroño. Gonzalo de Berceo, 10; avenida Club Deportivo, 84; y Clavijo, 22 lo sitúan en el mapa de la capital riojana. La tradición viene desde 1998, nos cuenta Mónica, su responsable. «Nos gustaría que se valorase más la tradición local y la calidad de un pan bien hecho», expresa de entrada.

Pan tradicional, Pan Sobado de La Rioja y muchas especialidades artesanas copan el interior de sus panaderías. Hay barras huecas, con fibra, con cereales, de maíz, con chía y quinoa, con espelta o integral 100% con grano entero, entre otras muchas posibilidades. «Todo el pan es artesano y trabajamos con hornos tradicionales, de toda la vida», hace hincapié en las virtudes que diferencian su trabajo.

El nombre de estas panaderías alude a uno de sus objetivos elementales. Sus barras llegan siempre calientes a casa. Todos los días, preparan pan hasta las 13 o 13.30 horas precisamente para facilitar la compra de productos recién hechos a aquellos que regresan a casa para comer.

Además de un pan de calidad superior, hay que incidir en la gran variedad de repostería fresca y elaborada a diario artesanalmente de 'Pan caliente'. Cruasanes, ensaimadas, napolitanas, pastas de té («preparadas con mantequilla») y chocolates puros garantizan los bocados más sabrosos.

Tartas, trenzas, rosquillas y bizcochos «muy caseros» enriquecen la oferta de postres y productos típicos de la abuela. La sección de clásicos eternos. Aquí, priman los sabores y aromas más caseros y familiares, los de siempre, los más fácilmente reconocibles.