Homenaje a una gran señora

Inés Ortega y Marina Rivas perpetúan y actualizan el legado de Simone Ortega y su obra gastronómica. / EFE/ MARCEL GUINOT
Inés Ortega y Marina Rivas perpetúan y actualizan el legado de Simone Ortega y su obra gastronómica. / EFE/ MARCEL GUINOT

Las herederas de Simone Ortega adaptan la inmortal '1080 recetas de cocina' al siglo XXI

PILAR SALAS

Hace un siglo que nació Simone Ortega y casi medio que publicó '1080 recetas de cocina', el recetario más famoso de España que sus herederas culinarias, su hija Inés Ortega y su nuera Marina Rivas traen «al siglo XXI» con 'Cocina sana y sencilla' para «seguir facilitando la vida a la gente».

Publicado por Alianza Editorial, mantiene la sencillez y el espíritu didáctico del original, pero incluye novedades como consejos para llevar una alimentación saludable, una dieta vegetariana o apta para hipertensos, además de enseñar a tener los mejores modales en la mesa o qué alimentos frescos comprar en cada temporada, «siempre en el mercado de toda la vida», asegura Inés Ortega.

Ella se ha encargado de actualizar las múltiples reediciones de '1080' y con ellas el legado culinario de su madre, y junto con su nuera Marina -que abandonó el mundo financiero para volcarse en la cocina a través de un obrador de repostería y un catering- ha firmado 'Cocinar sin gluten, sin huevo y sin lactosa' (2018) y ahora 'Cocina sana y sencilla'.

«Simone era francesa, así que redujimos el uso de la mantequilla y aumentamos el de aceite de oliva, e incorporamos ingredientes hoy frecuentes como la chía, el acai o la harina de espelta, pero todo ello sin perder la esencia de sus recetas», dice explica Marina Rivas.

Al igual que '1080 recetas de cocina', puede ser utilizado por principiantes, ya que «aporta desde una guía sobre cómo planificar los menús hasta cómo elegir los ingredientes que los componen, además de las recetas de corte tradicional, muy detalladas, para comer sano y rico», señalan al alimón.

El éxito de perpetuar el legado de Simone Ortega, defiende Marina, es que las recetas son «fáciles, didácticas, están muy bien explicadas y salen», además de elaborarse con ingredientes «muy fáciles de encontrar» y requerir electrodomésticos y utensilios habituales en todas las cocinas.

Además, reconoce Inés, la proliferación de programas televisivos de cocina «ha puesto a todo el mundo a cocinar», ya no sólo por necesidad sino también por diversión. Marina, que tomará el relevo a su suegra, confiesa que siente «una responsabilidad muy grande» a la hora de mantener vivo y moderno el legado de Simone Ortega y su «importantísima trayectoria», aunque reconoce que es necesario «ir introduciendo cambios, porque todo avanza muy rápido y en la cocina también.

SIMONE Y SUS PASIÓNES

Simone Ortega fue una cocinera que difundió el trabajo silencioso de muchas madres y abuelas «de las que aprendieron los grandes cocineros, aunque ellos alcanzaron la fama en un sector donde, si bien las cosas está cambiando, aún resulta difícil para las mujeres por los largos turnos de trabajo y la dificultad de compaginarlos con la vida familiar».

El mérito de Ortega fue apostar por una cocina del día a día, con ingredientes asequibles, y ser muy didáctica en la explicación de las 1.080 recetas, que cocinó en su totalidad durante tres años antes de su publicación hasta ajustarlas para garantizar un resultado satisfactorio. «Cuando firmaba ejemplares, parejas jóvenes le decían que había salvado su matrimonio, estudiantes que habían comido bien gracias a ella durante la Erasmus o que el libro se incluía en listas de boda», recuerda Inés Ortega. «Sus recetas cumplen con las tres reglas básicas: orden, precisión en las instrucciones y consejos en la compra o el corte; también aporta tablas nutricionales, propuestas de menú semanal, sugerencias de maridaje para cada plato y, fundamental, se identifica la voz narrativa de su autora, que es un rasgo que muchos recetarios han perdido», explica la investigadora Carmen Alcaraz.

Y todo gracias a un libro que nació por sugerencia de su marido, José Ortega Spottorno, fundador de El País y de Alianza Editorial. «Como la colección de libro de bolsillo de Alianza tenía mucho éxito y mi madre cocinaba muy bien, le pidió que hiciera un recetario para todos», rememora su hija. Comilona y con especial debilidad por el chocolate, la reina de la cocina casera española fue «amiga y admiradora» de Ferran Adriá, recibió múltiples premios, entre ellos la medalla de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia por «hacer de la cocina un arte en su más alto nivel». Ortega escribió también 'Nuevas recetas de cocina', 'Las mejores recetas de Simone Ortega' y 'Quesos españoles', pero siempre será recordada por una cifra: 1.080.

En su casa, recuerda, '1080 recetas de cocina' era «la biblia culinaria» en la que tanto su abuela como su madre se basaban para las comidas diarias y las más festivas, e Inés Ortega considera que «sigue siendo necesario y la prueba es que se sigue vendiendo en una época en la que, aún habiendo menos papel, los recetarios gusta tenerlos en ese formato, manchados y usados».

«Es cierto que hoy encuentras muchísimos recetarios en internet, pero soy hija de editor (de José Ortega Spottorno, fundador de El País y de Alianza Editorial) y el papel me fascina, y no soy la única porque ya vamos por la segunda edición de 'Cocina sana y sencilla' y apenas lleva un mes a la venta», añade.

Ambas rememoran que Simone Ortega, que falleció en 2008 a los 89 años, quería ser recordada «como alguien que mejoró la cocina diaria» y creen que lo ha conseguido, hasta el punto de que Juan Mari Arzak, uno de los padres de la Nueva Cocina Vasca, pidió «una calle con su nombre».