Fungitur honra los hongos y la convivencia en Pradejón

Trabajo manual en uno de los cultivos de champiñón en Pradejón. / Sonia Tercero

La producción de champiñón es de 36 millones de kilos anuales y más de tres millones de setas que dan trabajo a más de 1.500 personas y entre las que se cuentan con 16 nacionalidades diferentes

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

El próximo fin de semana (desde el viernes 3 de mayo hasta el domingo) Pradejón vivirá una nueva edición (la XII) de Fungitur, un evento en el que esta localidad de La Rioja Baja rinde homenaje a los tres pilares básicos que configuran su personalidad como pueblo, su economía y su futuro: los cultivos de champiñón y seta y la importancia que desde hace tres lustros tiene el sector inmigrante en la vida diaria de una ciudad marcada por la convivencia.

Producción

ACTOS

VIERNES 3 DE MAYO
17
30 h. Mesa redonda. 'El futuro de nuestros hongos'.
19 h
Inauguración.
20 h
Primera ronda de pinchos.
SÁBADO 4 DE MAYO
12
30 h. Ruta a los restos arqueológicos.
12 h
Catas con hongos. Rte. Chandro.
17.30 h.
Proyección El pueblo del barro'.
18.30 h.
Show-cookinr 'Tradición vs Modernidad', a cargo de Victoria, chef de Pradejón y a la mesa de Víctor y Jorge. Los Pecos riojanos presentarán la canción 'Al Fungitur'.
20 h
Segunda ronda de pinchos.
DOMINGO 5 DE MAYO
11.30 h.
Concurso de calderetas.
12 h
Catas fusión con hongos. Rte. Chandro.
12.30 h.
Degustación de postres internacionales.
13.30 h.
Degustación de claderetas.
1930 h.
Degustación, entrega del Fung de Plata y tercera ronda de pinchos.

La producción actual de champiñón es de unos 36 millones de kilos anuales, que mayoritariamente se destina a la industria conservera, ya que solamente una pequeña parte de los cultivos se dedican al mercado fresco. En el caso de la producción de setas los datos son asombrosos: más de tres millones de kilos anuales, que en su práctica totalidad se dedican al mercado fresco.

El destino del champiñón pradejonero es el mercado nacional y europeo, aunque también se exporta a los Estados Unidos. El fresco, por su parte, se destina en su gran mayoría a las grandes superficies y también a los mercados centrales.

A uno de enero de 2019 la población de Pradejón es de 3821 habitantes, entre los que destacan grupos de personas provenientes de 16 nacionalidades diferentes. El sector de los hongos ocupa a más de 1.500 personas de forma directa y más de 2.000 de manera indirecta.

«Tenemos convivencia y buscamos el futuro»

«Pradejón es un pueblo champiñonero y orgulloso de afán y alma emprendedora y trabajadora. Desde hace quince años ha sido un foco de emigración y contamos con personas de 16 nacionalidades distintas. Es nuestra idiosincrasia y estamos orgullosos de ella», explica el alcalde de Pradejón, Óscar León, que pone de relieve la convivencia que se respira en el pueblo.

–¿Qué es lo que más destaca de Fungitur?

–Damos valor y ponemos de relieve las características de nuestra ciudad y por eso es una fiesta multicultural. Tenemos infinidad de actividades gastronómicas, con demostraciones en directo, rutas de pinchos, degustaciones de calderetas, visitas a los cultivos de champiñones y setas, premios... También vamos a celebrar una mesa redonda para conversar sobre el futuro del sector. Todo el pueblo se implica al máximo durante el fin de semana. Y este año contamos con una ruta de murales sobre la vida de Pradejón desde varias perspectivas: vendimia, la multiculturalidad, el recuerdo a nuestros antepasados, la vida de antaño. Se pone en valor nuestro pasado para da importancia a nuestra forma de ser y al ejemplo de convivencia de la actualidad.

La feria Fungitur, tal y como explican los organizadores, viaja al futuro para visualizar el presente sin olvidar el pasado: «Hasta 1083 solo éramos un barrio de Calahorra, de ahí los restos arqueológicos que se encuentra en los alrededores de Pradejón. La fundación de un pequeño municipio por pequeñas comunidades de pastores que vivían de la agricultura: olivas, viñedos, frutas y hortalizas fue nuestro origen. Y aunque el pueblo ahora es productor de champiñones y setas, los primeros cultivos fueron realizados en las primitivas bodegas familiares de vino. Pueblo champiñonero donde los haya que ha sabido mantener y añadir nuevas variedades para seguir abriendo el abanico de crecimiento».

En el programa hay actividades gastronómicas, rutas de pinchos, demostraciones en directo, concursos de calderetes, visitas a los cultivos, homenajes, estrenos y un sinfín de propuestas para rendir homenaje a la convivencia y al esfuerzo de un pueblo ejemplar de La Rioja, un pueblo que ama su pasado y que mira al futuro.