Un encuentro muy apetitoso

Los asistentes a la Experiencia Degusta de ayer pudieron disfrutar de un gran maridaje entre las elaboraciones de San Quintín y los vinos de Bodegas Corral. ::/Justo Rodriguez
Los asistentes a la Experiencia Degusta de ayer pudieron disfrutar de un gran maridaje entre las elaboraciones de San Quintín y los vinos de Bodegas Corral. :: / Justo Rodriguez

Experiencia Degusta Los vinos de Bodegas Corral y los pinchos de catering San Quintín se fusionaron para ofrecer una cata maridada

REDACCIÓNlogroño

La coincidencia espacio temporal de los vinos de una bodega centenaria -y ubicada en pleno Camino de Santiago- como es el caso de Corral, con los exquisitos pinchos del catering San Quintín (una empresa joven de Oyón, pero ya con una dilatada experiencia en nuestra comunidad primero como restaurante y luego ya también como servicio de catering) dieron como resultado una cata maridada de lo más apetitosa, o al menos, así pudieron dar fe los asistentes ayer a la que, hasta el momento, es la última de las Experiencias Degusta.

Satisfacción general

El espacio central de la planta inferior del Centro Comercial Berceo fue el marco de una cata en la que las creaciones de San Quintín -todas ellas habituales en la carta de la empresa- se fueron combinando con los vinos de la bodega navarretana de la DOC Rioja.

Los rostros de los asistentes pusieron, claramente, de manifiesto que la Experiencia Degusta cumplió con el objetivo de dejar un buen gusto de boca a sus participantes (objetivo expresado tanto por los responsables de Bodegas Corral como del Catering San Quintín), pero además, les dio la posibilidad de probar -en primicia- algunos de los vinos elaborados por la bodega riojana que todavía están prácticamente en fase de lanzamiento.

El Don Jacobo tempranillo blanco aún no está ni siquiera en el mercado, pero los asistentes lo pudieron probar -y descubrir su riqueza en matices- junto a una tosta de pisto riojano con boquerón y reducción de Módena.

De igual forma, los asistentes a esta cata maridada organizada por Diario LA RIOJA pudieron probar las nuevas añadas de dos de las referencias más populares de Bodegas Corral. De una parte, el Don Jacobo Crianza 2014, que se acompañó por un cucurucho de micuit de pato con mermelada de violeta, y también el Don Jacobo Reserva de la añada 2011. En este caso, los responsables 'gastronómicos' de la cata lo maridaron con una minihamburguesa 100% vacuno, completa, es decir con mostaza a la antigua y cebolla crujiente, que encajaba muy bien en el carácter del reserva riojano.

La cuarta de las referencias presentadas, el monovarietal de tempranillo Altos de Corral se maridó con una cazuelita de cococha al pil-pil desechándose así la idea de que los tintos no maridan bien con los pescados (habitualmente se combinan con blancos).

Temas

Rioja