Embajador en Mesoamérica

Dos imágenes del trabajo del chef calagurritano Miguel Espinosa en las cocinas del restaurante 'El Cafetal' del hotel Westin Camino Real, sito en Guatemala. /Diario Crónica
Dos imágenes del trabajo del chef calagurritano Miguel Espinosa en las cocinas del restaurante 'El Cafetal' del hotel Westin Camino Real, sito en Guatemala. / Diario Crónica

Miguel Espinosa enamora con su cocina creativa riojana en Guatemala

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

El cocinero calagurritano Miguel Espinosa es uno de lo grandes de la cocina en miniatura de La Rioja. Revolucionó el panorama con el Bar Rioja y sus nuevas ideas, ganó la Tapa de Madrid con su 'Planeta Marte' en su aventura con National Greographic, obtuvo el premio al Pincho más Vanguardista en el Concurso Nacional de Valladolid en 2007 y ahora nos hace gozar desde El Albergue calagurritano, donde desarrolla su pasión y su amor por la cocina más sabrosa. Y no para. Acaba de representar la cocina riojana en Guatemala, y los medios de prensa del país hermano han recogido con profusión su maestría e innovación en los fogones. Y para muestra lo que destacan en el diario mesoamericano 'Crónica': «Las tapas y los pinchos del chef Espinosa se elaboran con ingredientes naturales de su tierra, La Rioja, se cocinan con su distinguida técnica que ha ido perfeccionando con la experiencia y se maridan con el inconfundible vino que posiblemente mejor represente a España. La combinación del recetario tradicional propio de su región con las tendencias actuales de gastronomía transforma sencillos ingredientes llenos de sabor en auténticas obras de arte culinarias».

Lo más con lo menos

El propio chef explica cómo la miniaturización de los conceptos gastronómicos fue su gran aventura personal: «Fui un poco el pionero en La Rioja de recetas que te comunicaban un montón de cosas en apenas dos bocados. Me llevó a sacar platos tradicionales como el cardo con su bechamel y almendra en forma de ravioli. Tenía que potenciar los sabores para llevar la tradición a su máxima expresión en un concepto. Decir lo máximo con lo mínimo, ésa es mi búsqueda ahora y siempre porque es mi forma de entender la cocina». Los días 30 y 31 de mayo los comensales del restaurante 'El Cafetal', ubicado en el hotel Westin Camino Real, fueron testigos de la magia que emana de las manos del reconocido chef español que es capaz de transformar ingredientes del día a día en auténticas creaciones artísticas. El viaje de Miguel fue producto de una iniciativa de la Oficina Económica de la Embajada de España en Guatemala, junto a Turespaña, Iberia y el hotel Westin Camino Real.

La periodista Mildrey Rincón, en este caso en el diario 'República' explicó la propuesta de Miguel Espinosa: «Un viaje gastronómico de siete platos en el que productos de la huerta y los platos de caza y del mar conforman una degustación única de los sabores del norte de España. El viaje gastronómico comenzó con una ensalada de mermelada de tomate con espuma de coliflor, siendo el pescado un recurso natural en toda España, combinado con un cítrico y foral vino blanco Muga. Una deliciosa Tostada de bacalao a la riojana conformaba el segundo plato de este menú. El tercer plato lo protagonizó 'El Planeta Marte', un original buñuelo relleno de hongos, zurracapote, piquillos y huevo poché que maridaba con un intenso y afrutado vino de la zona, también Muga, en este caso rosado.

La degustación continuó con una Flor de alcachofa, el chef Espinosa presentó como quinto plato su popular receta 'El Hortelano', abasteciéndose nuevamente de los ingredientes de la huerta para impresionar al selecto público y sugiriendo un vino Vivanco crianza de notas especiadas y elegantes aromas tostados y ahumados para acompañar. La degustación terminó con una dulce y tradicional Torrija de la abuela, un imprescindible de la cocina casera durante la época de cuaresma».