Dormir en una casona del Siglo XIX

Una decoración pensada al detalle, así es la Posada de Sajazarra