La Tabola abre sus puertas

El equipo de La Tabola, en sus modernas instalaciones situadas en avenida de la Sierra (Logroño)./Justo Rodriguez
El equipo de La Tabola, en sus modernas instalaciones situadas en avenida de la Sierra (Logroño). / Justo Rodriguez

Rubén Pinillos dirige el nuevo establecimiento hostelero logroñés

REDACCIÓN

Enfrente del campo de fútbol de Las Gaunas y con un moderno diseño, ha abierto sus puertas en Logroño un nuevo establecimiento hostelero. Su nombre es La Tabola y al frente se sitúa Rubén Pinillos, hijo de Antonio, uno de los socios de otro emblemático negocio de hostelería de la capital: el Porto Vecchio.

Tras una experiencia de cinco años en Londres, Pinillos regresa a Logroño con una idea muy clara en la cabeza. «Nuestro concepto gastronómico se basa en cenas y comidas donde las raciones y las tortillas para compartir al centro de la mesa son las protagonistas», expone el joven. Para alcanzar esa meta, La Tabola cuenta con una carta en la que no faltan las raciones de jamón ibérico, de ensaladilla rusa o de salpicón de pulpo, ni las croquetas de jamón ibérico o de boletus y trufa, los calamares a la andaluza, las patatas bravas, los callos y morros o la oreja de cerdo.

La Tabola
Qué ofrece
Además de una amplia variedad de pinchos para ser degustados en la barra, el establecimiento hostelero cuenta con una carta con platos pensados para ser compartidos. Una de sus especialidades son las tortillas, que se pueden pedir para llevar.
Dirección
Avenida de la Sierra, 19. Logroño.

La oferta gastronómica, que irá ampliándose con nuevas raciones y postres, incluye bocadillos, uno de ellos de la especialidad de la casa: las tortillas. Éstas se pueden pedir entre pan y pan o enteras y, en este caso, los clientes pueden elegir entre el tamaño grande o el mediano. Cuatro son los tipos de tortilla que se preparan en La Tabola: la clásica, la de jamón y queso, la de boletus y trufa y la de calabacín. Todas ellas se pueden degustar en el propio restaurante o pueden pedirse para llevar.

Otro punto fuerte del establecimiento hostelero de avenida de la Sierra es la cerveza. Además de la clásica, el cliente puede hacer un viaje por el mundo a través de esa espumosa bebida, que le llevará por Hong Kong, Munich, Brujas, Londres o Dorchester. «Tenemos cervezas de distintos tipos, sabores y graduaciones y las mezclas las realizamos aquí mismo», señala Pinillos, quien añade la existencia de una opción para probar todas ellas: la tabla degustación. «Va muy en consonancia con nuestro espíritu de ofrecer una oferta para compartir con amigos o con la familia», expone el responsable de La Tabola.

A esto hay que añadir una variada oferta de tapas y pinchos para degustarlos en la barra acompañadas de un café o de un refresco. Morritos, botatitas, emparedados... Una gran lista de posibilidades para disfrutar de ellas a diferentes horas del día. En La Tabola se puede desayunar, almorzar, comer, merendar o cenar.

A sus especialidades culinarias hay que añadir un espacio moderno y confortable que cuenta tanto con una terraza interior como con otra exterior. Éstas se destacan como un buen emplazamiento para compartir charla con los amigos antes o después de cualquier evento que tenga lugar en Las Gaunas o en el Palacio de los Deportes, así como durante cualquier otro momento de la semana.

La Tabola ya está en funcionamiento y su objetivo es mantener en el tiempo el espíritu con el que ha arrancado. Un espíritu joven y renovado para un nuevo establecimiento hostelero de la capital riojana.