David Nicolás posa en la pastelería Ramflor con un trampantojo y un roscón de Reyes. / Jonathan Herreros

Una repostería artesana muy visual

La pastelería Ramflor de Logroño celebra su 40 aniversario con llamativos trampantojos

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A. Logroño

La pastelería Ramflor de Logroño celebra su 40 aniversario. En 1979 Jesús Nicolás y María Flor Ramos abrieron una primera tienda en la calle Pérez Galdós y en 1986 inauguraron el establecimiento actual, en el número 5 de la calle Huesca de la capital riojana. Para la celebración, la pastelería logroñesa, especializada en milhojas, pastas artesanas y dulces de chocolate, está dando a conocer sus trampantojos, un nuevo dulce de chocolate, una de sus especialidades, con formas como la de ristra de chorizo.

«El trampantojo es una técnica de dibujo, un efecto visual, y en cocina es igual, algo que parece una cosa, como un chorizo picante, pero que, en realidad, es chocolate con trufa por dentro, además de fruta de la pasión y mango», explica David Nicolás, hijo de los propietarios y que suma ya más de diez años de experiencia en el negocio. Para el pastelero, su trampantojo comestible es ideal «para tomar a la hora del vermú, con un vino marida muy bien». El trampantojo también puede elaborarse con otros ingredientes, como praliné y 'Peta-Zetas' por dentro y chocolate 'ruby' por fuera, «especial para niños».

Guía

  • Pastelería Ramflor

  • Dónde c/Huesca, 5, Logroño.

  • Teléfono 941235051.

  • Horario de lunes a viernes, de 9.00 a 14.30 y de 18.00 a 20.30 horas; y sábados, domingos y festivos, de 9.00 a 15.00 horas.

Por otra parte, con motivo del 40 aniversario Ramflor también elabora un turrón decorado con oro real, «además de todos los turrones tradicionales que tenemos, como el de nueces, chocolate blanco, yema tostada... así como mazapanes», enumera David Nicolás. «Nuestro trabajo siempre se basa en una materia prima de kilómetro 0, por ejemplo, he comprado unos arándanos excelentes del valle del Urederra (Navarra)», destaca el pastelero, quien subraya que el ideal de su elaboración se compone de «producto, más artesanía, igual a calidad», sin olvidar «el servicio personal, ya que somos una empresa pequeña en la que podemos preparar postres de eventos, como bodas y otras celebraciones, como cumpleaños».

«El trampantojo, para tomar a la hora del vermú, marida muy bien»

«Producto, más artesanía, igual a calidad, sin olvidar el servicio personal»

Tampantojo de chocolate. / Jonathan Herreros

También es posible elaborar un trampantojo por encargo, eso sí, con tiempo suficiente de antelación. Y es que se pueden elaborar pralinés y chocolates propios «con los que incremento la calidad». Además, el pastelero plantea realizar un 'show cooking' con nitrógeno líquido, en el que poder ofrecer catas de chocolate que prepara con una máquina de molino húmedo (o conchadora) para elaborar de diferentes tipos, de fruta de la pasión, de frutos rojos, de albahaca, con jengibre, tomate, cardamomo... «Es algo visual, muy bonito», señala David Nicolás. En ese sentido, en la pastelería también cuenta con llamativos dulces con formas geométricas.

El 'food-truck' de Ramflor, especial para eventos, en el Espacio Peñas 2.0. / Jonathan Herreros

El 'food-truck' más dulce para eventos

La pastelería Ramflor ha estado presente este año en los festivales de música MUWI y Espacio Peñas 2.0 de Logroño y 'De noche, el museo suena' del Würth, en Agoncillo, con su 'food truck', con la singularidad de ofrecer dulces. «Ahora lo tengo enfocado para, por ejemplo, ofrecer un servicio de 'recena' en bodas, ya que podemos ofrecer postres, helados y tapas saladas, un servicio de 'catering' con elaboraciones personalizadas», explica David Nicolás.