Chari García posa en el calado del hotel y restaurante Los Parajes de Laguardia (Álava). :: / Miguel Herreros

Un paraíso de los sentidos al que volver

El hotel y restaurante Los Parajes de Laguardia (Álava) «Es un sueño», un espacio en el que los detalles provocan que la estancia sea agradable y reconfortante

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A. Logroño

Asegura Chari García, responsable de la hospedería y restaurante Los Parajes de Laguardia (Álava), que «siempre he querido que la gente, cuando venga aquí, no se sienta en un hotel sino como en su casa, que esté a gusto». Y lo cierto es que todos los espacios son acogedores, desde las coquetas y elegantes habitaciones hasta el comedor, pasando por los maravillosos calados, los más largos de la localidad y de los más antiguos, del siglo XVI. El establecimiento cuenta, incluso, con un 'spa' en el que se pierde el sentido del tiempo.

«Este es un sueño que tenía que hacer», apunta Chari, quien empezó a trabajar vendiendo «café, pipas y chicles», recuerda, se inició en la hostelería con el Bodegón de Laguardia y desde hace diez años dirige Los Parajes, una auténtica referencia en el turismo de la vecina localidad alavesa. Destaca, por supuesto, su cocina, en la que ofrece un menú del día por 27 euros de lunes a viernes y otro de fin de semana por 40, incluido el vino del año en el primero y el crianza en el segundo.

GUÍA

  • Los Parajes

  • Qué hotel de 3 estrellas, restaurante y 'spa'.

  • Dónde calle Mayor, 46-48; en Laguardia (Álava).

  • Teléfono 945621130.

  • Horarios restaurante, de 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 23.00; calado, de 11.30 a 16.00 y de 19.30 a 23.00; y 'spa', de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas.

  • Menús de lunes a viernes, 27 euros; y sábados y domingos, 40 euros, incluyendo vino (joven de lunes a viernes y crianza sábados y domingos) y café.

«Nuestro producto es siempre de temporada, y de mi huerta, tengo mis propios árboles frutales, así que las manzanas, las peras, los melocotones, las cerezas... son de la casa», asegura Chari García, quien subraya que «lo más importante en la cocina es el producto, y el nuestro es de primera, somos los únicos de Laguardia que cocinamos nuestras propias verduras». Cambian la carta tres veces al año, precisamente para incluir los productos de temporada, pero también cuenta con carne y pescado de la propia carnicería y pescadería de la localidad. Así, algunas de las especialidades del restaurante de Los Parajes son el crujiente de alcachofas, el rabo de buey, las croquetas caseras... y, en fin de semana, el cogote de merluza, el cochinillo recién asado... Y los postres son caseros, destacando las torrijas.

«Todo el menú está compuesto por platos de la carta, es la misma calidad»

«Si me toca la lotería no me pongo tan contenta como cuando un cliente dice que volverá»

«Todo el menú está compuesto por platos de la carta, es la misma calidad», asegura Chari. El objetivo es que el comensal ya no solo se alimente bien, sino que se sienta cómodo y disfrute de una comida o cena agradable, en un entorno cómodo y tranquilo. «Creo que si me toca la lotería no me pongo tan contenta como cuando un cliente me dice que volverá. Hay quien ha reservado una habitación de un año para otro», asegura la responsable de Los Parajes.

Intimidad y exclusividad

El establecimiento se llama así porque cada habitación está bautizada con el nombre de un paraje del término municipal de Laguardia, además de estar decorada con un mosaico diferente representando a un dios de la Antigua Grecia y con cuadros del artista local Carlos Sáenz de Tejada. Todo el edificio y sus estancias cuentan con «una bonita mezcla entre lo antiguo y lo moderno», describe la propietaria. Un ejemplo son sus preciosos calados, abiertos para poder tomar un vino, un café o una copa, incluso parar comer o cenar. En ellos, a modo de laberinto, se puede encontrar intimidad y también exclusividad.

El 'spa' es un lugar íntimo y relajante, situado en los calados de Los Parajes. / Miguel Herreros

«Aquí vienen muchos franceses a hacer catas de vinos. Y, además, hacemos cenas maridadas con los vinos de las bodegas de Laguardia», explica Chari. Realmente lo que esconde Los Parajes, sus preciosos rincones, no se pueden apreciar desde fuera. Dentro encontramos una reconfortante chimenea y una atención personalizada. «Está todo pensado, hasta el 'spa', donde no dejamos que lo compartan más de una pareja o familia, para que la gente esté a gusto», afirma Chari.