Buen producto y a buen precio

Borja Carazo posa en la carnicería La Tobiana que regenta en el número 3 de la calle Espartero de Logroño. /Justo Rodriguez
Borja Carazo posa en la carnicería La Tobiana que regenta en el número 3 de la calle Espartero de Logroño. / Justo Rodriguez

La carnicería La Tobiana ofrece ternera, cerdo y pollo de La Rioja

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Borja Carazo lleva 28 de sus 43 años dedicados al oficio de carnicero. Ahora acaba de tomar las riendas de la carnicería La Tobiana, situada en la calle Espartero, 3, de Logroño, después de un año y medio trabajando en el establecimiento junto a sus antiguos dueños, que se han jubilado recientemente. Ahora quiere darle un aire nuevo al negocio, con la misma buena atención, buen producto, sobre todo local, y precios atractivos.

«Tengo mucha ilusión y ganas de trabajar y hacer las cosas bien porque esto es lo que me gusta», confiesa Borja Carazo, que lleva desde los 15 años dedicándose a este sector, primero ayudando a su hermano, que también era carnicero. El principal emblema de La Tobiana es que el producto es, sobre todo, riojano: «Tenemos terneras jóvenes y cerdos caseros de San Millán de la Cogolla y que han sido bien alimentados».

La carne es un producto perecedero que necesita renovación constante, por eso en La Tobiana se surten a diario de pollos y dos veces a la semana, lunes y jueves, de ternera y cerdo. «Procuramos tener todo fresco, como rota tanta cantidad de carne, todos los días hay disponible carne fresca: salchichas, hamburguesas... ¡Y a buen precio!», subraya Borja Carazo.

«Lo importante es el trato»

Aquí van a estar y se van a sentir como en casa», advierte Borja Carazo, que basa su propuesta de negocio en una atención personal, generar confianza con el cliente. «No es simplemente por vender, para eso se puede ir al supermercado a coger una bandeja de carne, aquí tratamos bien a la clientela, hablamos, escuchamos... Queremos crear un ambiente familiar, tratar a todo el mundo por el igual, compren un pollo o cien», expone el carnicero. Y eso se nota en La Tobiana. Una gran fotografía del pueblo de Tobía preside la carnicería y ofrece sensación de familiaridad, remitiendo al carácter regional de su producto, la carne, que es de ese valle, el del Najerilla. También dispone de una pequeña pizarra con tizas para que se entretengan los niños mientras las madres o padres esperan su turno y compran. «Si viene una señora y me dice que está constipada, yo la escucho, porque hay que escuchar a la gente, lo importante es el trato personal», señala Borja Carazo, y él está convencido de que buena parte de la importancia de su negocio, al margen de la buena calidad y los precios competitivos de sus productos cárnicos, es la atención que ofrece. «Aquí tratamos al cliente como se hacía antiguamente, cuando bajaba el niño hasta sin dinero a la carnicería del barrio y pedía lo que decía su madre porque tenía confianza en el carnicero. Intentamos recuperar el comercio de barrio, de hecho, he contratado a una persona que vive aquí al lado. Hay que mover los barrios, que están de capa caída porque la gente acude a las grandes superficies, que también tienen que existir», reflexiona Borja Carazo.

En exposición y venta La Tobiana cuenta con chacinería, casquería y charcutería, pero también algunos productos en conserva y algunos lácteos, como quesos y cuajadas. En su expositor se pueden ver caretas y patitas de cerdo, morcillas, panceta... Todo es de La Rioja. «Tenemos que consumir lo de aquí para que esto funcione», declara convencido Borja Carazo. «Tenemos el jamón adobado típico de La Rioja, hacemos chorizo, salchichón y chistorra fresca, así como jamón al corte, paletilla ibérica...», enumera el carnicero de La Tobiana.

Carnicería La Tobiana

Dónde:
calle Espartero, 3, de Logroño.
Horario:
de lunes a viernes, de 9 a 14 y de 18 a 21 horas y los sábados, de 9 a 15 horas.
Productos:
carne de ternera, cerdo, pollo, conejo... así como conservas y lácteos.
Responsable:
Borja Carazo.
Teléfono:
941245156.

Su principal clientela son los vecinos del barrio pero también ciudadanos de la periferia de Logroño. La carnicería está situada en la zona peatonal junto al centro de salud Espartero y entre la estación de tren y el parque del Carmen. Todos sus clientes valoran, sobre todo, la atención personal que ofrece Borja Carazo en su carnicería, un establecimiento como los de toda la vida, de barrio, familiar. De hecho, el nombre de la tienda es un homenaje a su madre, que nació en Tobía, aunque después se trasladó a Bilbao, donde él nació, pero regresó a La Rioja, a Logroño, donde se ha establecido y trabaja ya en su propio negocio.

«Aquí se van a sentir como en casa. Tratamos al cliente como antiguamente»

«Intentamos recuperar el comercio de barrio», declara Borja Carazo

«Somos buena gente y tratamos muy bien al cliente. Además, la calidad de nuestro producto es muy buena y la ofrecemos a muy buen precio. Y no engañamos a nadie, damos lo que es. Todo el producto es bueno y fresco», asegura el carnicero. Por si fuera poco, Borja Carazo, además, aconseja a sus clientes sobre cocina, ofrece recomendaciones sobre qué producto le va mejor a un determinado guiso: «A mí me gusta mucho cocinar y eso lo transmito a la clientela».