«Como cultivamos todas las variedades de Rioja, el escaparate es muy bonito»

Ángel Fernández, en Aldeanueva de Ebro./Justo Rodriguez
Ángel Fernández, en Aldeanueva de Ebro. / Justo Rodriguez

Este fin de semana se celebra la duodécima edición de la feria Entreviñas

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Ángel Fernández Calvo es alcalde de Aldeanueva de Ebro desde 1995. A sus 57 años, está a punto de iniciar su séptima legislatura al frente del Ayuntamiento riojabajeño, ya que en las elecciones no concurre rival alguno, así que iniciará con alegría la duodécima edición de la feria Entreviñas.

- ¿Cómo surgió la feria Entreviñas once años atrás?

- Entonces ya teníamos unas quince bodegas y quisimos hacer una feria para mostrar los vinos que teníamos. Hasta los años 90 en Aldeanueva de Ebro sólo teníamos la cooperativa, todo el pueblo estaba en ella desde que se fundó, en los 50. Pero con el siglo XXI las nuevas generaciones empezaron a querer elaborar sus propios vinos. Ya en el XIX Aldeanueva contaba con un centenar de bodegas. Históricamente siempre hemos estado relacionados con el vino. Queríamos ensalzar nuestros caldos, ahora que tenemos más de veinte bodegas y que gestionamos más del 20% de la producción de Rioja.

«Queríamos ensalzar nuestros caldos, tenemos más de veinte bodegas»

«Rioja es Rioja, estés donde estés. Aquí se pelean por comprar el vino. Incluso falta»

«Vivimos del vino, lo mimamos, lo queremos y lo servimos en los mejores momentos»

- ¿De alguna manera es una 'reivindicación' de Aldeanueva de Ebro como 'capital' del Rioja en La Rioja Baja?

- Cada uno reivindica lo que quiere, pero Rioja es Rioja, estés donde estés. Aquí se pelean por comprar el vino. Antes gran parte del caldo se vendía y subía a La Rioja Alta, pero ahora no, gran parte se queda y embotella. Y como hay un cupo, incluso falta vino, se ha dado la circunstancia de que los bodegueros de aquí han llegado a no coger el teléfono para no vender el vino porque el que tenían lo necesitaban para sus propios clientes. Lo que hay que hacer es buscar la calidad.

- ¿Por qué en estas fechas?

- Durante la vendimia no puede ser, es imposible. Alguna localidad tiene alguna fiesta entonces y es un problema porque es peligroso meter gente a una bodega mientras se está trabajando. Hay que darse cuenta de que el año pasado se recogieron 23 millones de kilos de uva en mes y medio de vendimia, y no hay margen de error. En estas fechas el viñedo ya está verde, florecido, y se ha acabado la espergura. Después de la vendimia, ya en otoño, casi en noviembre ya, el tiempo es más complicado y el día es más corto. Esta es una fiesta que es en la calle y no te la puedes jugar con el tiempo. Como aquí en esta zona cultivamos todas las variedades de Rioja, el escaparate es muy bonito y las parras están preciosas en primavera.

- ¿Han logrado implicar a todas las bodegas de la localidad?

- A casi todas. Y las que no, porque hay algunas que son pequeñas, nos ayudan como pueden.

- ¿A quién se dirige la feria Entre Viñas?

- Es una fiesta para todo el mundo. Aunque el vino es para mayores de edad, porque contiene alcohol, viene mucha gente en familia y hacemos actividades para los niños, que vienen con padres, tíos, abuelos...

- En el programa hay hasta actividades deportivas, como una carrera atlética y un torneo de fútbol sala. ¿Por qué?

- El vino no tiene alta graduación y sirve para degustar. Hemos vivido con ello. De niño a mí me daban rebanadas de pan con vino y azúcar. Vivimos del vino, lo mimamos, lo queremos y lo ponemos y servimos en los mejores momentos. Antaño el espárrago ha sido el oro blanco de la zona, en los años 70 dio de comer a muchas familias, pero ahora el vino es nuestro modo de vida.

- Una de las novedades del programa es una 'escape room', ¿no?

- Sí, es un juego que está muy de moda ahora. Otra novedad es que vamos a programar actuaciones en las visitas a bodegas, que van a ser más breves para poder disfrutar también de la música.

- ¿Por qué animaría a la gente a acudir a la feria Entre Viñas?

- Sencillamente porque el espectáculo del viñedo es increíble en estas fechas. Además, este año hemos incluido unos almuerzos en el viñedo, y es que en el campo siempre se come más.