27 de septiembre | Bodegas Escudero

Cuatro generaciones de amor al vino

Una imagen de los botelleros de las bodegas de la fammilia Escudero. /L.R.
Una imagen de los botelleros de las bodegas de la fammilia Escudero. / L.R.

Investigación y viñedos, dos claves de esta gran bodega

REDACCIÓN

La familia Escudero inició su actividad enológica en 1852, cuando el bisabuelo Juan Escudero empezó a elaborar vinos en cubas de roble en Grávalos. Pioneros en el cava riojano, la ya cuarta generación se siente comprometida «con el mismo amor por el viñedo, los vinos y los cavas». Propietarios de 150 hectáreas de viñedo, la mayoría en el monte Yerga, son viñas viejas, algunas centenarias, que se cultivan de manera tradicional. Bodegas Benito Escudero elabora, vino, cava y vermú, siempre con «respeto al medio ambiente, la investigación, la profesionalidad en todos los ámbitos de la empresa y la máxima de ofrecer al cliente un excelente producto y un óptimo servicio».

En la vertiente sur de monte Yerga, mirando hacia sierra de Peñalosa, se sitúa Grávalos a 750 metros de altitud, uno de los espacios más recónditos y desconocidos del vino de Rioja y donde comenzaron a elaborarse uno de los primeros Cavas Riojanos Benito Escudero, zona ideal para los viñedos del cava. En esta localidad nació en 1920 Benito Escudero, hijo y nieto de viticultores y bodegueros.

Magnífica colección

Cavas, vermuts y vinos en la gran oferta de la familia Escudero.

De carácter emprendedor, incansable viajero e investigador , vinos, cavas, vermuts, mistelas... Actualmente los cuatro hermanos Escudero gestionan las bodegas, Angeles, Jesús, José Mari y Amador.

Enólogo e investigador incansable, Amador (como su padre e igual que su hermano Jesús en el campo) trabajando e investigando la agricultura más pura, noble y ecológica como le enseñaron sus antepasados con abonos orgánicos y respetando las enseñanzas que se basan en tres pilares: amor por la tierra, el viñedo y el medio ambiente, Amador con varios proyectos de vinificación pioneros como resultado de los I+D+i, emplea, además de las mejores uvas, las mejores barricas y medios técnicos: «No aspiramos a hacer nada más que lo que hacían nuestros antepasados, pero con mejores medios», explica Amador Escudero.

Viñedos mágicos

Una visita a los extraordinarios viñedos en altitud de Grávalos y una conversación con Amador Escudero no le dejará indiferente a nadie. El respeto al medio ambiente, la investigación, la profesionalidad en todos los ámbitos de la empresa y la máxima de ofrecer al cliente no sólo un excelente producto, sino también un óptimo servicio, son los ejes sobre los que se asienta la actividad y la personalidad de la Familia Escudero.