Inauguración del Encuentro por M. Ángel Revilla. / Luis Palomeque

La cata como plataforma de conocimiento

Sabor en Cantabria. El Diario Montañés impulsa un evento gastronómico que pone en valor la degustación del producto en paralelo

JOSÉ LUIS PÉREZ

La gastronomía en España está consiguiendo unas cotas de notoriedad que han convertido el cotidiano acto de alimentarse en un ritual donde cada día tiene más valor a la experiencia. Conocer nuevos productos, degustar platos originales, cocinar materias primas excelentes o disfrutar con texturas o sabores inéditos son algunas de las metas que tiene cualquier aficionado a la gastronomía. Pero, el profesional de hostelería –tanto chefs como camareros o empresarios–, el productor agroalimentario o el comensal con inquietudes tienen margen de crecimiento para cultivar su cultura gastronómica ampliando con nuevas vivencias sus registros. Y para dar respuesta a este paradigma ha nacido en Puente Viesgo un encuentro de gastronomía, turismo y agroalimentación, Sabor en Cantabria, impulsado por El Diario Montañés, periódico del Grupo Vocento, y el suplemento hermano de Degusta La Rioja, Cantabria en la Mesa.

Compartir experiencias

El evento, que fue inaugurado por el presidente regional Miguel Ángel Revilla, contó tanto con ponentes de Cantabria como de otras regiones, como es el caso del chef Ignacio Echapresto, del restaurante riojano Venta Moncalvillo (una estrella Michelin), que participó en una cata de carnes y en una mesa redonda sobre tendencias.

El chef de Venta Moncalvillo participó en una mesa redonda sobre tendencias y en una cata de carne

La ponencia inaugural estuvo a cargo del catedrático en Medicina, José Enrique Campillo, que disertó sobre el papel que juega el cerebro en nuestra alimentación.

Otra ponencia estuvo a cargo de Mikel Zeberio (profesor del BCC y premio nacional de gastronomía), que centró su intervención en la despensa, en el papel que juega el producto de proximidad y en lo importante que es su selección de acuerdo a unos criterios.

Y, finalmente, el broche final en la clausura lo puso el chef Nacho Manzano, de Casa Marcial (dos estrellas Michelin), que reflexionó sobre la controversia del producto y puso en entredicho hasta qué punto conocemos en profundidad y suficientemente las materias primas.

Una decena de estrellas Michelin se dieron cita en la localidad de Puente Viesgo

No faltaron a la cita chefs y responsables de restaurantes con estrellas Michelin en la propia región, como Nacho Solana (restaurante Solana), Toni González (El Nuevo Molino), Eduardo Quintana (La Bicicleta) o Rafael Prieto (El Serbal), a los que se sumaron otros destacados cocineros de Cantabria como Sergio Bastard, Antonio Vicente Gómez, Carlos Arias, Rubén Abascal, Álex Ortiz, David Pérez, Kike Pérez, Manuel Garrido, Samuel Fernández, Tamara Zubillaga o Belén Morquillas.

De fuera de Cantabria participaron José Manuel de Dios (La Bien Aparecida, Madrid), Iván Cerdeño (Cigarral del Ángel, Toledo), Fernando Montejo (Barrafina, Londres), Jaime Uz (Arbidel, Ribadesella), Juan Antonio González (La Favorita, Burgos), Ricardo Sotres (El Retiro, Llanes), Fernando G. Brun y José Lucas Pérez (Universidad de Cádiz) o Estela Gutiérrez (Estela Hojaldres, Madrid).

El chef riojano Ignacio Echapresto, en una ponencia-cata de carnes, junto a Nacho Solana, chef del restaurante Solana. / Luis Palomeque