El Divinino de Divina Croqueta, de las hermanas Loro. / L.R.

Candidatos a ser el mejor de España

Las propuestas de Divina Croqueta y Tizona, elegidas para participar en la final del Concurso Nacional de Pinchos

CÉSAR ÁLVAREZ

Por segunda vez en los 17 años de historia del Concurso Nacional de Pinchos, dos elaboraciones riojanas estarán presentes en la final del Concurso Nacional de Pinchos. 'Deep Impact' de Tizona y 'Divinino' de Divina Croqueta son las dos propuestas que los próximos 8 y 9 de noviembre buscarán el título nacional en la Cúpula del Milenio vallisoletana.

El bar-restaurante Tizona acude a Valladolid por segundo año consecutivo. El año pasado fue su primera experiencia y ya en el viaje de vuelta a casa, Carlos Olabuenaga le explicó a su mujer Ana Rosa Lasheras –la cocinera– una nueva idea para la edición de este año. A partir de ahí llegaron muchas pruebas y muchos experimentos para la génesis del pincho que le llevó incluso a que, por sugerencia de sus compañeros de la Chispa Adecuada (ganadores del último Delantal de Oro de La Rioja), las alfareras de La Plazuela de Barriocepo diseñaran el soporte en el que se sirve el asteroide o meteorito que constituye el verdadero protagonista de 'Deep Impact'.

El corazón de este pincho muy, muy riojano lo constituye una gordilla cocida y después a la plancha («si podemos, en Valladolid, la plancharemos a la brasa», explica Carlos).

Las hermanas Loro, ahora con Divina Croqueta, han alcanzado la final en doce ocasiones

Después se le inyecta una salsa de rabo de vaca gallega, «es una elaboración muy potente con verduras y vino blanco que tiene mucho sabor», y después se envuelve la gordilla a modo de ravioli con panceta ibérica ahumada y se cubre, a modo de abrigo, con un pimiento de cristal de la huerta de Tormantos. Finalmente para que adquiera el aspecto exterior de meteorito está cubierto con una harina de torrezno tintada en negro («lo que hacemos es asomar el torrezno a la freidora, para que sufle y luego ya se tritura», explican).

Desde el Tizona logroñés reconocen que aunque acudirán nerviosos, ya no será con la misma incertidumbre del año pasado porque todo era nuevo para ellos. Algo que no ocurrirá para las otras representantes riojanas, las hermanas Loro, titulares de El Arriero pero también de Divina Croqueta, el establecimiento logroñés con el que se presentan, y que ya han estado 12 años en la final de este concurso.

Ellas han elaborado un pincho llamado 'Divinino', que ya han incluido en el menú degustación de El Arriero, aunque aún no está en Divina Croqueta. María José Loro explica que se trata de «un trampantojo de lo que antes se conocía como 'Petit Suisse' y que ahora se llama 'Danonino', de ahí que por nuestro local Divina Croqueta lo hayamos llamado Divinino».

El aspecto es el de un Danonino en el que incluso la tapa se come y el interior es una croqueta líquida de rape y gambas elaborada a partir de una bechamel ligera con los dos frutos del mar «y para conseguir el color rosa característico de estos productos, lo que hemos utilizado es una mayonesa de remolacha», explica María José Loro, quien añade «queríamos hacer algo sencillo, de cocina tradicional. Es un pincho que también presentamos al Campeonato de La Rioja que ahora se retoma».