En Arnedo también hay fardelejo

La Rioja golmaja tiene en los clásicos fardelejos arnedanos uno de sus dulces más señalados, atractivos y deliciosos. /Sonia Tercero
La Rioja golmaja tiene en los clásicos fardelejos arnedanos uno de sus dulces más señalados, atractivos y deliciosos. / Sonia Tercero

El dulce típico de la localidad es un delicioso hojaldre frito y relleno de mazapán

REDACCIÓN

Otro producto típico de Arnedo es el fardelejo. De tradición árabe, aunque de origen hebreo, la elaboración de este pastel de hojaldre relleno de mazapán se remonta al siglo IX. Tiene una forma característica, es rectangular, envuelto con una fina y crujiente lámina de hojaldre elaborada con manteca, harina y agua, y en su interior guarda una esponjosa pasta de almendra, azúcar y huevo. La mezcla se fríe como una empanadilla hasta otorgarle el color tostado y sobre él se puede espolvorear azúcar para intensificar su sabor.

Según las recetas, muchas de ellas transmitidas familiarmente en Arnedo de abuelas a madres y nietas, y durante siglos, también se pueden añadir otros ingredientes, como ralladuras de limón. La preparación es artesanal, aunque resulta laboriosa. En Arnedo existen muchas empresas y autónomos dedicados a elaborar este exquisito producto de repostería, y la mayoría son negocios familiares con más de medio siglo de antigüedad. La mayoría de ellos son obradores que también pertenecen a la marca de calidad Artesanía de La Rioja, un sello que asegura el buen hacer del producto, que resulta una verdadera delicia para el paladar, algunos, incluso, lo definen como «un pequeño pecado».

Y es que el fardelejo es parte de la historia de Arnedo, es dulce tradicional y muy típico de la zona, un sabroso legado de los árabes, tan aficionados a los frutos secos, como la almendra, que es la base de esta repostería. Antaño el fardelejo era un producto exclusivo que se solicitaba sólo en ocasiones especiales, como bodas y bautizos, aunque actualmente se ha generalizado su consumo es un dulce típico que muchos turistas se llevan de recuerdo.