«El ajo es un alimento saludable»

Unos ajos frescos, huevos y el vino tempranillo Ciencuevas de Bodegas Vico, un almuerzo típico de Arnedo y saludable. :/Justo Rodriguez
Unos ajos frescos, huevos y el vino tempranillo Ciencuevas de Bodegas Vico, un almuerzo típico de Arnedo y saludable. : / Justo Rodriguez

La nutricionista Paula Fernández subraya los minerales y la propiedad vasodilatadora

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Para todos, los productos de nuestra tierra siempre son los mejores, a menudo solo apreciamos sus virtudes. El ajo asado, como producto natural, de la huerta, no parece tener ninguna contraindicación, pero tradicionalmente se le han atribuido propiedades que, cuando menos, llaman la atención, como la de ser afrodisíaco, la de preservar la memoria y otras terapéuticas, como ser diurético, depurativo, antiséptico y antibacteriano.

La Fundación Española del Corazón destaca que «es un ingrediente muy apreciado en la cocina mediterránea gracias a su aroma y sabor, pero además, el ajo ha sido considerado durante siglos un potente alimento con diversas propiedades curativas y también puede ayudarnos a reducir el colesterol total y los triglicéridos». Acudimos a una fuente autorizada para tratar de confirmar estas bondades del ajo asado. La nutricionista Paula Fernández Giménez, diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Navarra y responsable del centro Nutrium de Logroño, expone que «el ajo en general es un alimento saludable, puesto que se trata de un alimento natural (sin procesar y sin añadidos), de origen vegetal y sin contraindicaciones» y especifica, incluso, que «si éste es asado, por supuesto sigue siendo saludable y además, se digiere mejor». «El ajo tiene muy poco aporte calórico pero es rico en vitaminas como la C y minerales como potasio, calcio y magnesio, aunque su componente más destacable es la alicina, que le proporciona el olor característico y propiedades vasodilatadoras», describe Paula Fernández.

En Arnedo se celebra cada Jueves Santo, desde hace dieciséis años, el Día del Ajo Asado, pero desde mucho tiempo antes las cuadrillas acostumbran, en las 'chuletadas', a asar ajos y huevos que incorporan al menú de las comidas campestres y de merendero entre familias y amigos. Por tanto, el ajo asado no es un alimento de consumo excepcional sino habitual, por lo que la nutricionista opina que, «crudo o asado, sí se puede incorporar en prácticamente todas las dietas, a no ser que exista contraindicación por algún tipo de patología o intolerancia».

«El ajo tiene muy poco aporte calórico pero es rico en vitaminas como la C», describe Fernández

Sobre una de las creencias populares del ajo, la de que tiene propiedades adelgazantes, la nutricionista de Nutrium expone: «Es un alimento que apenas aporta calorías y, por tanto, se puede consumir si estamos tratando de perder peso, pero por sí mismo no tiene ese efecto, ningún alimento 'adelgaza'». En cuanto a las demás propiedades que se le atribuyen al ajo, incluso medicinales, Paula Fernández especifica que «al ser un alimento de origen animal puede favorecer el tránsito intestinal y ejercer un papel protector frente a diversas enfermedades».

«Las propiedades que se le atribuyen son aquellas que proporcionan sus nutrientes, es decir, gracias a sus vitaminas se trata de un alimento antioxidante, recomendado en caso de hipertensión o colesterol», apunta la responsable de Nutrium, y añade que «debemos tener en cuenta algo importante: las cantidades que llegamos a consumir son insignificantes respecto a todos los alimentos consumidos en un día, por lo que estas propiedades tampoco deben ser consideradas por tomar un poco de ajo cada día». Incluso se ha hablado de que el ajo alarga la vida, ante lo cual la nutricionista subraya que, aunque este alimento tiene efectos protectores y antioxidantes, «consumir unos gramos de ajo al día proporciona estas propiedades de una forma insignificante».