Adrià ya tiene licencia de obra

Ferrán Adrià cerró las puertas de El Bulli con esta última foto observando la cala Montjoi, y desde entonces lleva trabajando en su nuevo proyecto. :: l.r./
Ferrán Adrià cerró las puertas de El Bulli con esta última foto observando la cala Montjoi, y desde entonces lleva trabajando en su nuevo proyecto. :: l.r.

El 'Bulli1846' de Ferrán Adrià arrancará en verano de 2019

REDACCIÓN

El cocinero Ferrán Adrià ha confirmado que el Ayuntamiento de Roses le ha concedido por fin la licencia de obras para acabar su nuevo proyecto creativo: el Bulli1846. Estará en la cala Montjoi, y se prevé que tenga actividad «en el mes de junio o septiembre de 2019».

El considerado por muchos como el mejor chef del mundo indicó que este hecho permitirá desencallar los trabajos en la zona y que «ya veamos una fecha para que haya actividad» en un centro que, avanzó, «será de investigación y pensamiento sobre la innovación, focalizado en la eficiencia».

El famoso cocinero indicó que no habrá ninguna fiesta de inauguración, sino «una actividad 'work in progress', con una veintena de personas trabajando allí, cobrando unos 1.700 euros cada mes, con comida y alojamiento, únicamente pensando y centrados en lo que allí hagan».

Aunque vaya con retraso con respecto a lo previsto por este parón en las obras, con entidades ecologistas que protestaron porque el proyecto ocupaba más espacio que el antiguo Bulli, Ferran Adrià subrayó que forma parte de un equipo de personas «optimistas, positivas, que creen que será algo muy bonito».

«Hay que ir poco a poco. He aprendido que para hacer algo extraordinario hace falta un tiempo extraordinario», apostilló.

Centro de investigación

El Bulli1846 será «un centro de investigación donde una veintena de personas trabajarán para reflexionar, investigar y experimentar sobre la eficiencia y la innovación. Será algo muy enfocado a las pymes, porque el 50 por ciento de las que existen en España no duran más de cinco años y esperamos poner nuestro granito de arena para que esto cambie».

A su juicio, «un emprendedor tiene que comprender tanto lo que es un presupuesto como qué es la creatividad, porque, de lo contrario, sus proyectos no funcionarán. Se trata de reflexionar cómo se puede ser eficiente, porque, al fin y al cabo, una pyme tiene pocos recursos».

Por otra parte, volvió a dejar claro que allí no habrá ningún restaurante, lo que se podrá comprobar durante el primer año de funcionamiento, «en el que haremos jornadas de puertas abiertas, teniendo en cuenta que se trata de un proyecto para las próximas generaciones».

Sobre lo que denomina la Bulligrafía, un proyecto que actualmente está trabajando de forma provisional en una antigua nave de la calle México de Barcelona, deseó que este «archivo-museo sobre El Bulli» se quede en la capital catalana o en L'Hospitalet, su ciudad de nacimiento.

Ferrán Adrià puntualizó que hay que acabar de definir algunos aspectos de esta propuesta, pero calcula que entre septiembre y octubre próximos ya podrá hablar con las instituciones de Barcelona y L'Hospitalet para poder iniciar la búsqueda de un espacio.

Tanto a él como a su equipo les gustaría que se quedara en una de sus dos ciudades, «en el lugar que todo el mundo considere mejor, entendiendo que tiene que ser accesible».

La Bulligrafía debe ser «una nueva oferta cultural para el turismo gastronómico que viene mucho a Barcelona y también destinado al turismo de innovación. Sería fantástico hacer un museo de creación e innovación en Barcelona, el primero de estas características en el mundo», comentó el chef.

 

Fotos

Vídeos