«Es el acto turístico ligado a la gastronomía más importante»

Javier García posa con unos ajos frescos. /Justo Rodriguez
Javier García posa con unos ajos frescos. / Justo Rodriguez

El ajo asado no es solo un alimento, también es «una seña de identidad», un reclamo turísticoJavier García Alcalde de Arnedo

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El alcalde de Arnedo, Javier García Ibáñez, es aficionado a la cocina y demuestra sus conocimientos culinarios hablando del ajo.

-¿Por qué tiene tanta importancia el Día del Ajo Asado?

-El Día del Ajo Asado vino a cubrir un hueco que teníamos en Jueves Santo y se ha convertido en el acto turístico ligado a la gastronomía más importante del año, no solo por participación, que también porque vienen miles de personas, sino porque se ha convertido es una seña de identidad para nosotros. Lo bonito de esta fiesta es que todo el mundo ve cómo se cocina, recién extraído de la tierra se asa, se ve la leña, la brasa...

-¿Y por qué tiene ese poder de atracción?

-El turismo, en general, ha cambiado muchísimo en los últimos quince años. La manera en que los ciudadanos disfrutamos es ya familiar, buscamos una actividad que nos permita pasar el día viviendo una experiencia, que no solo seas receptor sino que participes activamente. Y este es el perfecto ejemplo. También se puede venir con amigos.

-Arnedo ha logrado lo que pocos municipios, atraer turismo gracias al calzado y al ajo asado. Puede que sea único en este sentido, ¿no?

-Hace veinte años Arnedo no era una ciudad turística, por donde está situada y enclavada geográficamente había que venir, no se pasaba... Si había elementos turísticos, no sabíamos explotarlos como ahora. Primero, el turismo de compras, el calzado a precios competitivos, y que se fue convirtiendo en un turismo interior gracias a la recuperación del patrimonio histórico-artístico (en esta legislatura hemos dado un empujón importante con el complejo de la cueva de Los Cien Pilares, la restauración del castillo, la puerta del Cinto, el monasterio de Vico...). Pero también hay que hablar de la gastronomía, y no solo del ajo asado, la casquería se convierte en un producto muy ansiado por el turista. Hemos crecido en los tres últimos años más de un 30% en visitas.

-Pero el ajo no es un producto de consumo extraordinario sino habitual, ¿no?

-Totalmente. Aunque hablamos de ajo tierno que se asa, en Arnedo también hay tradición de asar las cabezas de ajo y los ajetes, en cambio, se usa para los revueltos con setas o bacalao. El ajo, en todas sus variantes, se usa mucho como acompañamiento o complemento de platos y para los guisos.