LO HAN VUELTO A HACER

PABLO GARCÍA-MANCHA - TENDENCIAS

Fernando y Angelines lo han vuelto a hacer. Ya está sobre la mesa una nueva edición de Conversaciones Heladas, un encuentro gastronómico que supera cualquier atisbo de banalidad y que tiene entre sus muchos puntos de partida originales el hecho de que parte del mundo de la cocina para la cocina, ya que es un cocinero (en este caso desde la órbita fría de los fogones, si se me permite la licencia) el que año tras año le ha ido dando forma y sentido. No se trata de que cada ponente hable de su libro sin ton ni son; no se persigue que vengan cocineros con estrella pero sin relato, sino que lo que se busca es que se ponga sobre la mesa una cuestión, una idea o una reflexión y que a partir de ahí se vayan desarrollando las ponencias de cada uno en torno a esa idea germinal que es el sustrato de cada año. Y no es fácil, no ya por la necesaria reflexión anual para buscar un punto de partida. Todo lo contrario, surge la idea después de un tiempo de reflexión, y desde ese momento comienzan Angelines y Fernando a bucear en el panorama gastronónico para lograr dar forma a una jornada marcada por la búsqueda y la inquietud. He tenido el privilegio de asistir como periodista a todas las ediciones excepto la primera de ellas y he comprobado de primerísima mano cómo los periodistas de primera línea que vienen cada año a La Rioja a esta singular cúspide del frío, literalmente alucinan con el interés de cada uno de los ponentes que cuentan una experiencia tras otra en una especie de hidra de historias, sensaciones y reflexiones que van mucho más allá de la gastronomía porque representan una forma de entender la vida. Este año Convesaciones Heladas van a bucear en instantes concretos de la historia de la cocina. Imagino que tiene mucho que ver con el desafío que le plantearon en su momento al heladero logroñés con el proyecto ChefBNE, de la Biblioteca Nacional de España en el que tuvo que rescatar del fondo bibliográfico una receta antigua de un helado que ahora ya se encuentra a disposición de todo el mundo en forma de bizcocho helado en la impresionante panoplia de su oferta gastronómica. La historia, momentos puntuales de ella, que a finales de este mes vendrán de la mano de la propia BNE, de un cocinero mexicano que está haciendo historia en España, de un jerezano que cocina con el alma, de un bodeguero singular de todas las singularidades y del propio Fernando con su génesis helada. Y sin olvidar el precioso homenaje a Marisa y Lorenzo, con la cocina de Julio Bretón, Marcos Morán, Francis e Ignacio recordando el legado de las recetas de Adela Garrido. ¿Se puede pedir más? Sí, sólo una cosa, que Fernando y Angelines sigan con esta idea loca que hace la primavera gastronómica riojana la más bonita de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos