Vocación pura de servicio

Omar Echaure competirá por ser el mejor camarero de España en la próxima edición de Alimentaria de Barcelona. /Justo Rodriguez
Omar Echaure competirá por ser el mejor camarero de España en la próxima edición de Alimentaria de Barcelona. / Justo Rodriguez

Omar Echaure, finalista 'Camarero del Año': «Es un orgullo representar a La Rioja en un concurso en el que participan los mejores camareros de toda España»

PABLO GARCÍA MANCHALogroño

Omar Echaure siente una devoción especial por el servicio: «Ser camarero es una verdadera vocación, es una parte de la gastronomía no especialmente reconocida pero que para las personas que la sentimos creemos que constituye una parte esencial tanto de un restaurante, un bar o un evento». Así explica el camarero logroñés lo que supone su profesión tras ganar la III semifinal nacional de Concurso Camarero del Año y que le ha otorgado el salvoconducto para la gran final que se celebrará en primavera en el marco de la Feria Alimentaria de Barcelona.

Opinión

«Las sensaciones que viví fueron increíbles porque el nivel de la semifinal era muy alto. Me preparé el concurso a conciencia a sabiendas de que la exigencia iba a ser máxima porque las pruebas eran muy completas. Había que hacer un servicio de mesa completo, con los comensales que eran los miembros del jurado. Explicar los distintos maridajes, la composición de cada uno de los platos. También tuvimos que preparar varios tipos de cafés, cervezas tiradas y de botellín, además de combinados. El nivel de mis compañeros de semifinal era extraordinario y yo, además, participé en último lugar».

Pero ganó. «Cuando dijeron mi nombre, la verdad es que me llevé una alegría enorme; yo podía saber que estaba ahí, sabía que había hecho un gran concurso, aunque con detalles que vi que podía mejorar, y fue precioso».

«Cuando dijeron mi nombre, la verdad es que me llevé una alegría enorme»

«Ser camarero es una vocación, una parte de la gastronomía no muy reconocida»

Y ahora se mentaliza ya para la gran final: «Vamos a ser cuatro camareros de máximo nivel en España y ahora mi intención es prepararme al máximo para hacerlo lo mejor posible. Claro que sueño con ganar, pero la verdad es que me siento muy orgulloso de haber llegado a este punto de la competición y dejar el pabellón de La Rioja lo más alto posible».

Omar estudió en la Escuela de Hostelería de Santo Domingo de la Calzada: «Allí conocí a un buen número de cocineros que ahora están triunfando y tengo recuerdos de profesores excelentes como Ángel Palacios, que es una persona ejemplar que ha logrado dar una vuelta a su vida superando un gran problema».

En estos momentos trabaja en Singularis en Riojafórum y está muy contento con las facilidades que le ha dispensado su empresa para competir en el concurso: «Todo han sido apoyos, además del de los amigos y profesionales a los que en un momento dado he pedido ayuda o consejo en algún detalle. Estoy bastante agradecido».

Omar es un gran aficionado al fútbol y uno de los detalles más emocionantes para él de su triunfo en Bilbao es que la semifinal se celebró en San Mamés: «La verdad es que el marco era incomparable, es un estadio precioso y está muy bien dotado para todo tipo de eventos. Ganar en un marco tan bonito fue una guinda preciosa para una experiencia que ha sido inolvidable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos