Uvas y cava, las tradiciones por fin de año que no cambian

Una docena de uvas y una copa de cava para el inicio de un nuevo año. :: L.R./
Una docena de uvas y una copa de cava para el inicio de un nuevo año. :: L.R.

El sector de la uva evoluciona con nuevas variedades y formatos, y el del espumoso confía en minimizar daños

EFE

Empezar el año con varias uvas en la boca mientras besas a tus allegados y balbuceas «¡Feliz año!» es una tradición que perdura en España pero que evoluciona de la mano de agricultores, industria alimentaria, comercializadores y fruterías con nuevas variedades y formatos atractivos y a la carta.

La comodidad y el que nadie se atragante durante las campanadas es lo que hace que la oferta se diversifique y que esta semana encontremos las doce uvas dentro de una caja de reloj o en un zapato decorativo, en lata -peladas, sin pepitas y en almíbar- o en racimo con o sin las semillas que parece que tienen cada vez menos amigos.

La clásica uva aledo, de la denominación de origen protegida (DOP) Vinalopó (Alicante) sigue siendo con diferencia la más consumida ya que, pese a tener semillas, tiene una piel muy fina y más sabor gracias a que los racimos se protegen con bolsas de papel mientras crecen en el árbol.

Dos millones de kilos

Para este fin de año el presidente de la DOP Uva Embolsada de Mesa de Vinalopó, José Bernabéu, ha confirmado que los españoles dispondrán de nuevo de dos millones de kilos que, entre otras bondades, están libres de productos insecticidas gracias a su sistema de protección, aunque no son de producción ecológica.

La aledo se recolecta en diciembre, a diferencia de otras variedades sin pepita que son más tempranas y llevan semanas en cámaras frigoríficas o proceden del hemisferio sur y han hecho un largo viaje, ha explicado Bernabéu, que también ha reconocido que ya en la provincia se está apostando por variedades sin pepita.

El presidente de honor de la Federación Nacional de Detallistas de Frutas y Hortalizas, Luis Pacheco, ha reivindicado en nombre de los fruteros de España el protagonismo de «un producto humilde» como la uva en Nochevieja, de la que una ración no llega al euro y al que se le encomienda la «difícil misión de despedir el año».

«Para los fruteros supone un espaldarazo poner un producto hortofrutícola como protagonista de la Navidad», ha sentenciado antes de recomendar que los consumidores reserven en su tienda las uvas y luego las recojan el mismo día 31 ya que en los frigoríficos de los establecimientos se conservan mejor que en casa. Ahora se venden millones de unidades y se consumen hasta en la Antártida, como hace la tripulación del Hepérides.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos