La Terraza | Marqués de Cáceres: el sueño inmortal de la familia Forner

Una imagen del interior de la bodega Marqués de Cáceres. /M.C.
Una imagen del interior de la bodega Marqués de Cáceres. / M.C.

Marqués de Cáceres, emblema de Rioja por todo el mundo

REDACCIÓN

Dedicada al mundo del vino desde 1920 en Valencia, la familia Forner abandonó España en 1936 y se exilió en Francia donde fraguó una larga experiencia profesional, especialmente en Burdeos donde adquirió en 1963 el 'Château Larose Trintaudon' y el 'Château Camensa, Gran Clú Classé del Haut-Médo.

En 1970, Enrique Forner regresó a España y fundó la Bodega Marqués de Cáceres, en el corazón de La Rioja Alta, espacio donde vio un potencial extraordinario y único para elaborar vinos de absoluta calidad.

Los vinos

Marqués de Cáceres Crianza 2014
Sus taninos jugosos se funden en una trama amable.
Excellens Rosé 2017
Elegante y delicado. Boca fina, sedosa, sabores muy finos.Marqués de Cáceres Blanco 2017
Marqués de Cáceres Blanco 2017
Nariz de flores blancas. Y pera y manzana verde.

Con el Señor Emile Peynaud, reputado enólogo de Burdeos, eligió las mejores parcelas y se inspiró en la escuela de vinificación bordelesa para crear grandes vinos que rompieran con el carácter tradicional de los tintos de Rioja -marcados por el roble- y los blancos y rosados evolucionados.

Los tintos de Marqués de Cáceres destacan por una fruta golosa y por la complejidad de fino roble

Complejidad

Los tintos de Marqués de Cáceres destacan por una fruta golosa y por la complejidad de fino roble. Sus blancos y rosados son un ejemplo de frescura y vivacidad. La marca procede de un amigo de la familia, el Marqués de Cáceres, quien prestó su título nobiliario a estos vinos y que a partir de los años ochenta lograron situarse entre los mejores embajadores del vino de Rioja en más de 120 países en el mundo. Una bodega emblemática.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos