La sangría, el cóctel patrio

Chema Rello agita la coctelera de sus veranos. :: justo rodríguez
Chema Rello agita la coctelera de sus veranos. :: justo rodríguez

Chema Rello Barman del Café Boulevard. «No la solemos preparar, pero es el único cóctel español»

S. MORENO LAYA

Tiene el verano una relación íntima con la bebida. Viajes que se recordarán a lo largo de los años por un paisaje, una emoción, una sensación y a buen seguro una bebida a mano que interpreta en sabores las sensaciones descubiertas en un viaje. En una playa perdida, en una terraza ideal, en un país exótico... el cóctel adecuado puede servir de grabadora de un recuerdo sensitivo duradero. «Es uno de los objetivos que debemos cumplir los barmans. Debemos saber interpretar los instantes para a través de una bebida plasmar lo que en ese momento está ocurriendo», explica Chema Rello, responsable del Café Boulevard de Arnedo, que tira de ingenio y de sentido del humor para meter su verano en una copa.

Más

-¿Qué cóctel serviría en una isla desierta?

-Si tuviera que ser algo rápido, un Dry Martini. Pero entiendo que debemos refrescar a nuestro cliente, sin duda alguna prepararía un Gin Fizz. Es un cóctel sencillo, seguro que habría algún tipo de cítrico en la isla. Aunque el tema de la ginebra y del hielo lo veo más complicado.

«Si es para el aperitivo, nada mejor que un Negroni con unas gildas»

«Sentados de cualquier manera, plato de olivas, copa, y viva la vida»

-La Rioja puede ser interpretada como una isla desierta. Esas huertas con asador, esa tumbona entre las tomateras, esa piscina de ducha... Y un buen vermut, claro.

-A mí me encanta el vermut. Tanto el concepto como la bebida. Y el Negroni es mi cóctel favorito a la hora de tomar el aperitivo. Lleva un buen vermut riojano, porque los hay, algo de ginebra y Campari. Es sencillo y muy rico.

-Pero algo hay que echarle al cuerpo.

-Si es para el aperitivo, nada mejor que unas gildas. Esos ricos vinagrillos que tanto ayudan a abrir el apetito.

-¿Es posible un verano, unas vacaciones sin haber disfrutado de un vermut?

-Eso no es verano, ni son vacaciones. El aperitivo tiene esa relación directa con un estado de relajación poco habitual. Te dejas llevar, te rodeas de las personas con las que te apetece estar, y se puede dar la situación de que hasta te desmontes un poco porque te dejas tanto que te recuestas donde sea para disfrutar de esos instantes que son reflejo directo de unas vacaciones por todo lo alto. Sentados de cualquier manera, plato de olivas, copa, y viva la vida.

-Se recuerdan viajes por las bebidas.

-El Sex on the Beach es el mejor de los ejemplos, en relación a su cuestión. Es un cóctel con el colorido de uno de esos atardeceres increíbles que se pueden disfrutar en verano en la playa. Y claro, pues en esos momentos las parejas piden un poco de atención en forma de cariño.

-Los cócteles son muy internacionales. O al menos es la sensación que tenemos en este país. ¿Qué cóctel recuerda de sus viajes?

-Lo primero que sorprende es que cada país tiene su cóctel. Y es cierto que cuando preguntas en España cuál es nuestro cóctel, pues no sabemos muy bien qué responder. Si estamos en Brasil bebemos Caipiriñas, si estamos en México probamos el Margarita... y así se podrían numerar muchos países y bebidas. Pero en España no hay tanta tradición de coctelería porque tenemos el problema de que hay bebidas que nos las consideramos como cócteles. Y por ejemplo, la sangría es un cóctel. La sangría es el único cóctel español. Y no la solemos hacer, al menos por esta zona. Luego está el hecho de hacerla mejor o peor. Pero es el cóctel español de referencia.

Fotos

Vídeos