El sabroso aroma a pan recién hecho

El local de El Otro Costal en el que pueden verse sus tipos de panes y otras delicias, así como observar cómo se trabajan las masas. /Justo Rodriguez
El local de El Otro Costal en el que pueden verse sus tipos de panes y otras delicias, así como observar cómo se trabajan las masas. / Justo Rodriguez

El Otro Costal elabora cada día muy diversos panes siempre de su propia masa madre

LA RIOJA

Es un paraíso para los amantes del buen pan, por tanto para todas aquellas personas que deciden diariamente tener en sus casas ese tipo de pan rico, saludable, sabroso y que dura... para el disfrute de toda la familia. El Otro Costal es una panadería logroñesa donde prima la calidad, el saber hacer, y la experiencia. Es un lugar donde se trabaja con esmero la panadería tradicional, donde el aroma a pan recibe al cliente habitual o al que está de paso.

Desde la calle se puede observar cómo los panaderos trabajan las masas que luego irán al horno. Con su propia masa madre, y con 18 horas de fermentación, el pan en El Otro Costal es un asunto importante, porque se recupera la panadería de toda la vida, con el sabor rico y auténtico de la barra y la hogaza.

GUÍA

El Otro Costal
Dirección
Calle Murrieta, 60. Logroño.
Teléfonos
941 48 37 44.
Horarios
Abre todos los días, también los domingos, y nunca cierra a mediodía. Abre sus puertas a las 8.00 horas y cierra a las 20.30.

Y conviene tomar buena nota del trabajo diario que hacen los panaderos de este establecimiento donde también se trabaja la repostería, los ricos cafés y hasta alguna que otra propuesta salada como emparedados, empanadas, tortillas de patata... Y el pan está prácticamente hecho a la medida de cada cliente. La lista es enorme: pan de espelta, pan de kamut, pan de aceite, pan de aceitunas, pan de pasas y nueces, pan de vino, para de hojaldre, pan de cebolla, pan de centeno... Un enorme trabajo panadero que reconcilia al visitante con el pan auténtico, el que surge de la masa madre que conserva el panadero, de ese pan con las fermentaciones necesarias, del trabajo desde bien temprano para tenerlo todo listo, de la panadería artesanal que jamás se debió perder con los procesos de industrialización. En Logroño, en El Otro Costal, el cliente se puede reconciliar con el sabor del pan auténtico.

En la calle Murrieta, a la altura del nuevo edificio de Justicia de Logroño, el cliente puede satisfacer sus sentidos con solo traspasar la puerta principal. El olor a pan recién hecho lo inunda todo, la bollería casera dota de toques dulces al espacio para ser aun más confortable. Una barra por un lado, unas mesas altas por el otro, mesas bajas para los que dispongan de un poco más de tiempo para tomar un buen café, quizás algo dulce, también hay opciones saladas, y compartir una buena conversación.

El ambiente transita entre lo confortable del amplio espacio, el movimiento constante de clientes que generan una sensación ciertamente cosmopolita y la decoración delicada y acertada de esta nueva referencia panadera en Logroño, que replica con total éxito los ambientes de las mejores panaderías europeas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos