Entre lo vegetal y lo animal

Las setas son uno de los productos principales durante el otoño :: L.R./
Las setas son uno de los productos principales durante el otoño :: L.R.

Los hongos y las setas son el puente entre el reino vegetal y el animal

LA RIOJALOGROÑO.

Las setas no son más que la fructificación de un hongo y los hongos son el puente entre el reino vegetal y el animal. Hay que tener presente que todas las setas son hongos, pero que no todos los hongos son setas.

A diferencia de las plantas superiores no poseen clorofila y están formados por celulosa y quitina. La quitina no es un material de las plantas verdes, sino un elemento perteneciente al reino animal, concretamente se encuentra en el caparazón de los insectos. Esta característica y su forma de alimentarse, aprovechando desechos orgánicos, ha llevado a muchos estudiosos a situarlos en un campo aparte, que no es ni vegetal, ni animal.

Hongos y setas
En una dieta
Los platos de setas serán más o menos digestivos en función de la cantidad y del resto de alimentos que las acompañan. Es mejor acompañarlas con ensalada fresca porque ayuda a neutralizar y aporta la fibra necesaria en un menú equilibrado.
Digestión
En general deberíamos tomarlos con moderación y mesura, ya que son de difícil digestión. Las setas contienen un porcentaje importante de proteínas por lo que su digestión es similar a la carne, e igualmente dificultosa.
Ácido úrico
De su metabolismo resultan ciertos productos tóxicos, como el ácido úrico (resultante de la degradación de las purinas) por lo cual no son demasiado aconsejables para personas con problemas reumáticos, artríticos, de gota o renales.
Beneficios
En cambio, dada su menguada composición glucídica, grasa y calórica no deben preocupar en exceso a quien quiera mantener su línea, ni a los diabéticos.
Nutrientes
Nos aportan una cantidad apreciable de sales minerales entre las que abundan el potasio y el fósforo. También son ricas en manganeso, zinc, hierro, cloro, boro y azufre, escaseando el sodio. Hay que evitar recolectarlas cerca de carreteras, de fábricas o lugares muy contaminados ya que tienden a absorber los metales pesados que pudiera haber en los entornos. En cuanto a vitaminas abundan la A (muy abundante en el champiñón) la D y la K, vitaminas del grupo B, (como la niacina (B3), biotina (B8) y ácido fólico (B9) y la vitamina C. Las setas son buenas estimulantes de la actividadcerebral y nerviosa, por lo que combaten eficazmente la fatiga intelectual. Son ideales para paliar la anemia y adecuadas en dietas de adelgazamiento.

Al pie de las setas se puede observar a veces los micelios, como unas raicillas más activas que las raíces de los vegetales, pues no sólo se encargan de absorber el alimento, sino también de degradarlo y modificarlo previamente, al tiempo que liberan sales minerales. Las esporas son las semillas y por tanto cumplen el papel de reproducción. La forma de cada una de las esporas sirve para definir las distintas especies.

Esto resulta muy difícil, ya que dentro de cada grupo hay muchísimas variedades de aspecto multiforme y variable que, además, cambia a medida que crecen. Su morfología es diferente según el clima, la temperatura, la vegetación y el medio ambiente que las rodea. Así como su variedad es inmensa, también lo es la multitud de los hábitats en que podemos hallarlas. Como no necesitan de luz, como las plantas verdes, el suelo de los bosques aparece como el ambiente ideal. Aunque también hay setas en los prados, zonas marítimas, lugares húmedos y pantanosos e, incluso en lugares secos y dunas arenosas de las costas.

Estas últimas suelen ser setas en simbiosis o parasitando alguna especie vegetal concreta. En los bosques según el tipo de árboles y arbustos, así serán las setas que aparezcan. Parece ser que en suelos ácidos crece una mayor variedad. A veces las encontramos formando un 'corro de brujas'. Esto sucede porque el micelio crece en redondo, pero al gastarse el sustrato del centro, queda alrededor un anillo muy regular.

En Europa se han clasificado unas 2.500 especies de setas, sólo un centenar son comestibles y no pasan de 25 las que se pueden considerar de gran calidad. El resto o no tienen apenas carne, o son picantes, amargan, desprenden mal olor o no tienen gusto. Son una minoría las setas venenosas o tóxicas, pero esto no es excusa para que cualquiera se dedique a buscarlas.

Fotos

Vídeos