Un nuevo vegetal en la mesa

La salicornia es de la misma familia que las espinacas y las acelgas

LA RIOJA

La salicornia, también conocida como hierba salada, hierba del jabón o alacranera de las marismas, crece en zonas mediterráneas como Alicante, Barcelona, Valencia, Castellón e Islas Baleares. España, junto con Argentina, México, China y el estado estadounidense de Arizona, es, entre otros, uno de los países que ha demostrado que se pueden producir alimentos vegetales, diferentes de las algas, cuya fuente de nutrientes sea el agua de mar. es una planta de la misma familia que las espinacas y acelgas, que crece generalmente en márgenes de las marismas y en zonas que se inundan esporádicamente por aguas saladas.

La salicornia es halófita, es decir, capaz de vivir bajo salinidades elevadas. Es curiosa la gestión que estas plantas hacen de la sal. Con un mecanismo regulador, las células glandulares son capaces de separar la sal del agua y, así, deshacerse del exceso de cloruro sódico que no necesitan. Esto es debido a que poseen genes que les permiten administrar la salinidad respectiva a la que deben vivir. Aunque pueda parecer lo contrario, la salicornia no tiene un excesivo sabor salado, y aporta una textura crujiente muy similar a la de los espárragos trigueros.

Salicornia

Cultivo. La salicornia necesita para su crecimiento cinc, cobre y manganeso, minerales que extrae del suelo salino, y que junto con magnesio, potasio, sodio y calcio representan entre un 30% y un 45% de su peso en seco. Siempre en entornos salinos.

Superalimento. Su importante contenido proteico varía entre el 30% y el 45%, y son sus semillas las que poseen de un 26% a un 33% de grasa, predominando el ácido linoleico, que representa el 75% del total de ácidos grasos. Le siguen el oleico con un 13%, el palmítico con aproximadamente un 8%, el linolénico con el 2,7% y el esteárico de un 1,6% a un 2,4% acaban de configurar el perfil lipídico. Tanto el linoleico (omega-6) como el linolénico (omega-3), son sustancias esenciales que el organismo no puede producir y que se obtienen solamente a partir de la alimentación.

Derivados. Está despertando mucho interés entre los investigadores es el aceite que se obtiene de las semillas.

En el plano gastronómico está siendo bastante utilizada como guarnición de muchos platos. Levemente salteada resulta exquisita para acompañar el pescado o el marisco, ya que resalta el plato con su propio sabor yodado. Las puntas jóvenes son las que se cortan y se comercializan como delicatessen. Según los expertos cocineros, también resulta excelente para ensaladas o cocida y mezclada con otras verduras.

En el Reino Unido, es una de las plantas que se agrupan en el género de hinojo marino, y se utiliza cocinada al vapor o al microondas y luego salteada con mantequilla. Una vez cocida, queda con una textura similar a la de las algas y gracias a su sabor salado y recuerdos al mar se utiliza para acompañar mariscos y pescados.

Rica y decorativa

Por su curioso aspecto, se utiliza también como elemento decorativo de numerosos platos, por ejemplo colocando una ramita sobre un lomo de lubina, merluza o cualquier otro pescado, aportando color y sabor. Además, la salicornia se utiliza para sustituir a la sal en platos como postres, cremosos de queso y otras creaciones de alta cocina.

Se considera un superalimento, fantástico para los deportistas Está despertando mucho interés el aceite que se extrae de sus semillas

La salicornia se puede tomar tanto en crudo, -utilizándose sobre todo como guarnición de otros productos-, como cocida o salteada. Especialmente rica es la salicornia cocinada vuelta y vuelta en aceite para acompañar platos de carne como guarnición o utilizada como ingrediente para preparar revueltos con huevo. En todo caso su mayor uso es decorativo pero aportando el toque salado a platos principales y también a postres.

Fotos

Vídeos