Degusta

La verdura estereotipada

La verdura estereotipada
  • Brócoli. Amada y odiada, esta verdura se ha extendido desde Oriente Medio al resto del mundo por sus propiedades saludables

A buen seguro sea uno de los productos que más bandos genera. Por un lado, quienes no sienten gran aprecio por ella; y por otro, defensores a ultranza de una verdura con tantos estereotipos que conviene al menos darle una oportunidad. Sin duda, sorprenderá.

El brócoli, en la cocina, es un alimento cuyas propiedades nutricionales aportan grandes beneficios a la salud debido a su alto contenido en agua, vitaminas y minerales. Estos componentes poseen valores antioxidantes, diuréticos, reguladores de numerosos procesos del organismo, e incluso laxantes. Los últimos estudios en este campo han demostrado que es aconsejable el consumo de brócoli para prevenir la aparición de ciertos tipos de cáncer como el de pulmón, colon, próstata, mama o útero.

El origen del brócoli o brécol se asienta en los países con climas templados a orilla del Mediterráneo oriental, en Oriente Próximo. La Península de Anatolia, Líbano o Siria acogieron los primeros ejemplares de esta planta provenientes de una especie silvestre común con las coles y coliflores.

Durante la época de dominio del Imperio Romano, esta verdura llegaría hasta la Península Itálica donde fue cultivada para consumo, llegando a ser muy popular en el país trasalpino. Pero sería mucho más tarde, a mediados del siglo XX, cuando su producción se desarrollaría en Europa.

En la actualidad su cultivo se extiende por Europa, diversas naciones asiáticas donde destaca Japón y en Estados Unidos. Este último país es el mayor productor mundial, gracias a las plantaciones ubicadas en California, que poseen un clima muy similar al del arco mediterráneo.

En España el cultivo de brócoli adquiere especial importancia en el sureste, comercializándose la producción en los mercados de Barcelona o Valencia, desde donde se distribuye al resto de la península y al extranjero.

La mejor época para comprar brócoli en el mercado son los meses de invierno y primavera, pero las nuevas técnicas de cultivo hacen que se puedan adquirir piezas de calidad durante prácticamente todo el año.

Para seleccionar brócoli de buena calidad es preciso que los racimos sean pequeños, compactos, limpios, con tonos brillantes, de tallo firme, así como un corte adecuado. Los ejemplares que presentan flores abiertas, texturas blandas, humedades o color amarillento deben rechazarse ya que son características que denotan defectos en la planta.

Se puede conservar en casa de 3 a 5 días dentro de la nevera, sin lavar ya que podrían aparecer humedades, aconsejando introducirlo en bolsas de plástico perforadas para que no adquiera una textura fibrosa y leñosa. Para guardarlo en el congelador es necesario escaldarlo unos minutos previamente.

© larioja.com

Calle Vara de Rey número 74, bajo (26002) Logroño.
Correo electrónico de contacto digital@diariolarioja.com.

Copyright Nueva Rioja S.A.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.