La lechuga del mar

Aspecto de la lechuga de mar. :: L.R.
/
Aspecto de la lechuga de mar. :: L.R.

Muy usada en otros países, este alga está por descubrir en España

REDACCIÓN LOGROÑO.

La lechuga de mar ('Ulva lactuca'), también conocida como 'lamilla', es un alga verde que se puede encontrar en abundancia en las costas del Mediterráneo y del Atlántico, aunque está presente en la mayoría de las zonas intermareales de los océanos del mundo. Se denomina lechuga de mar por la similitud que presentan sus hojas con una lechuga terrestre, es comestible y aporta al organismo, antioxidantes, ácidos grasos Omega 3, proteínas, diferentes vitaminas entre las que destaca la vitamina B12, por lo que es un alimento ideal para vegetarianos estrictos o veganos, ya que con la dieta que llevan ven reducido el aporte de esta vitamina.

Habitualmente podemos adquirir lechuga de mar deshidratada o en conserva, sin embargo, es posible que no tardemos mucho en ver en los lineales de productos de IV Gama lechugas de mar listas para su consumo. Los expertos trabajan en diversos proyectos para lograr rentabilizar la producción. Las algas son un alimento de precio elevado, 25 gramos de lechuga de mar deshidratada nos pueden costar unos 2'5 euros, es decir a unos 100 euros el kilo. El reto es obtener una producción significativa, sea en un entorno natural o en piscifactorías, según el investigador las algas pueden crecer hasta 100 gramos por día en un metro cuadrado, con lo que el rendimiento estaría asegurado.

Lechuga de mar
Denominación
'Ulva lactuca', así se llama realmente el alga marina comestible conocida comúnmente como lechuga de mar por tener largas hojas de color verde, muy parecidas a las hojas de lechuga. Su crecimiento se produce en las zonas intermareales, creciendo en los peñascos y descubriéndose durante la marea baja. Esta presente que casi todos los mares del mundo.
Propiedades
Es rica en proteínas, hidratos de carbono, fibra, sodio, calcio, yodo, hierro (50 veces más que las espinacas) y magnesio. También en vitaminas A (dos veces más rica que la col), B, ácido fólico, vitamina C (diez veces más rica que la naranja) y vitamina E. Siendo desintoxicante, antioxidante, astringente, antihelmíntica, quemaduras, contra la gota y para combatir la escrofulosis. Gracias a sus propiedades es utilizada en la industria farmacéutica y cosmética.
En la gastronomía
Muchas de las especies de la lechuga del mar son un alimento muy conocido y popular en muchos sitios donde crecen como son Gran Bretaña, Irlanda, Escandinavia, China, y por supuesto Japón (conocida como 'aosa'). Es algo dura en crudo, puede ser consumida al natural (en ensaladas), tostadas y hervida. Se comercializa sobre todo deshidratada, aunque se puede encontrar en conserva.

En un cultivo bajo el mar sería necesario desarrollar sistemas específicos de anclaje, sean cajas o redes en una estructura cercana a la superficie a un máximo de 20 metros. Las algas no necesitarían ningún tratamiento o alimentación específica, ya que serían los nutrientes del mar los que las alimentarían. Si se tratase de un cultivo utilizando las técnicas de acuicultura, sería necesario controlar los factores externos que propician su crecimiento, la luz, la temperatura, etc.

Este alga es algo dura en crudo pero puede ser consumida al natural

La competencia no sería un problema. La dificultad reside en introducir un producto nuevo en la cesta de la compra de los consumidores. Aunque el mercado de este producto crece a un buen ritmo y su aceptación es cada vez más elevada, sobre todo conociendo los beneficios que proporcionan a la salud, el consumo de algas en la población debe seguir aumentando, algo que será más factible a medida que aumente la oferta del mercado.

Muchas de las especies de la lechuga del mar son un alimento muy conocido y popular en muchos sitios donde crecen como son Gran Bretaña, Irlanda, Escandinavia, China, y por supuesto Japón (conocida como aosa). Aunque es algo dura en crudo, puede ser consumida al natural (en ensaladas), tostadas y hervida. Se comercializa sobre todo deshidratada, aunque también se puede encontrar en conserva.

Y aunque puede parece un tópico o una frase muy manida, pero como el resto de las algas comestibles la lechuga de mar todavía está todavía por descubrir en nuestro país. Su consumo es muy bajo, no forma parte de nuestra despensa habitual y cuando lo hace es solo esporádicamente. Tampoco se encuentra fácilmente en los supermercados, aunque en algunas grandes superficies se las puede localizar.

La inexistencia de recetas complica su introducción en la gastronomía, pero parece que será cuestión de tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos