La brocheta de la isla de Java

El satay, de origen chino o árabe, se ensarta en las espinas del coco

El satay proviene de Java, en Indonesia, aunque es muy popular en otros países del sureste asiático, como Malasia, Filipinas o Tailandia... Incluso en Europa la podemos encontrar en los Países Bajos, muy influenciados por su pasado colonial.

En Malasia el satay es muy popular durante las celebraciones y puede encontrarse a lo largo de todo el país. Una analogía cercana la podemos encontrar en el Japón donde el yakitori es muy semejante. Adicionalmente se tiene el shish kebab similar al satay.

El satay básicamente suelen ser pedazos de carne insertados en brochetas y asados sobre brasas. Las recetas y los ingredientes del satay varían mucho a lo largo de los países, de esta forma se puede decir que generalmente consiste en pedazos de carne puestos en un pincho de bambú o espinas de coco, que se ponen a la parrilla sobre unas brasas de carbón. Se suele usar cúrcuma para marinar los pedazos de carne del satay y darle al mismo tiempo un color amarillo exótico.

La brocheta

Elaboración. Admite todo tipo de carnes, desde las más habituales hasta las más exóticas, como la de cocodrilo. Puede ser servido ya especiado con una salsa para mojar elaborada con cacahuete, rodajas de cebollas y pepinillos y ketupat. El satay con carne de cerdo puede servirse con una piña y suele estar marinado en cúrcuma relish. La versión indonesia suele tener una salsa para mojar con soja.

La salsa

Ingredientes. 6 cucharadas de mantequilla de cacahuete. 150 ml de agua. 1 diente de ajo muy picado. 1 cucharada de azúcar de palma o moreno. 2 cucharadas de salsa de soja. 1 cucharada de zumo de limón. 2 cucharadas de pasta de tamarindo (opcional). Leche de coco para ligar la salsa. Un pellizco de chile molido para decorar y aportar un poco de picante.

Elaboración. Introducir la mantequilla de cacahuete junto con unos 150 ml de agua en una cazuelita. Calentar a fuego muy lento removiendo constantemente, para que la mantequilla se ablande y aligere con el agua. Una vez la mantequilla esté bien disuelta, añadir el resto de ingredientes excepto la leche de coco y el chile. Remover bien todo el conjunto y añadir la leche de coco poco a poco hasta obtener la consistencia deseada. Servir templada con el chile espolvoreado por encima.

Las carnes empleadas son la ternera, cerdo, venado, pescado, gambas y pollo. Existen algunos con carnes exóticas como de cocodrilo y serpiente. Puede ser servido ya ligeramente especiado con una salsa para mojar elaborada con cacahuete, rodajas de cebollas y pepinillos y ketupat. El satay con carne de cerdo puede servirse con una piña y suele estar marinado en cúrcuma relish. La versión indonesia suele tener una salsa para mojar con soja.

Es muy posible que fuera inventado por los vendedores callejeros tanto de Malasia como de la isla de Java influenciados quizás por los árabes kebab. La explicación de este origen queda argumentada con el hecho de que sólo a comienzos del siglo XIX fue popular este plato, coincidiendo con la llegada de una mayor cantidad de inmigrantes de oriente medio a la región. El satay más popular contiene carnes de cordero y ternera en Malasia e Indonesia por ser no halal entre las comunidades musulmanes y chinas la ingesta de carne de cerdo.

Otros defienden que el satay fue inventado por los inmigrantes procedentes de China que solían vender los pinchos de carne en una barbacoa callejera. Para decir esto argumentan que la palabra satay significa en el dialecto de Xiamen «tres veces apilado», y realmente el satay se elabora muy a menudo con tres pedazos de carne «apilados» sobre el pincho de bambú a modo de brocheta.

Fotos

Vídeos