Los alimentos en la frontera

Los alimentos en la frontera

Nutritivos, ricos y saludables. Los alicamentos ganan espacio en la cesta

REDACCIÓNLOGROÑO

Los alicamentos o nutracéuticos, medicalimento o farmalimentos son aquellos productos que, junto a su valor nutritivo, sirven para mejorar la salud o para prevenir ciertas enfermedades con un consumo habitual de los mismo.

Yogures que prometen reducir el colesterol, leches especiales que ayudan al crecimiento de los niños, productos con vitaminas y minerales añadidos... todos ellos forman parte de lo que ahora se denomina alicamentos, aunque también entrarían en esta categoría otros más comunes, como la leche desnatada o la semidesnatada, alimentos a los que se ha quitado un elemento menos saludable -en este caso, la grasa- para hacerlos más sanos.

En cuanto a si estos productos tienen algún efecto sobre la salud, habría que analizar cada caso en particular. Y recordar que, según la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria, «la utilización de declaraciones nutricionales y de propiedades saludables no deberá afirmar, sugerir o dar a entender que una dieta equilibrada y variada no puede proporcionar cantidades adecuadas de nutrientes en general».

En el mercado

La mitad de los españoles pide más productos naturales en los supermercados, un 32% exige alimentos sin colorantes artificiales, otro 32% pide que sean bajos en grasa y otro tanto, que no tengan azúcar.

Un 28% más reclama sabores naturales, no artificiales. Además, un 46% dice estar dispuesto a pagar más dinero por productos sin alguno de estos ingredientes no deseados. Estos datos facilitados por Nielsen revelan el potencial que tiene este mercado.

Por esto mismo, el poderoso mercado de la alimentación trata de dar respuesta a esta importante demanda.

En los últimos años el número de negocios vegetarianos o veganos instalados en España se ha duplicado, alcanzando los 800 el año pasado.

Según datos de Lantern, el mercado veggie mueve alrededor de 4.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros) a nivel global y crece de forma constante a un ritmo anual del 6 por ciento.

Alicamentos

Pescados grasos. El caso más común de pescado graso es el salmón, aunque también se puede encontrar una composición similar en, por ejemplo, el atún o las sardinas.

Aceite de oliva virgen extra. Protege a las arterias y al corazón por su alto contenido de ácidos grasos esenciales. Además, reduce el colesterol malo (LDL) y disminuye la presión sanguínea.

Ajo. Porque combate a las bacterias, hongos y parásitos intestinales. También, dentro de sus notables propiedades, actúa como un estimulante del sistema inmunitario y posee altos valores antioxidantes.

Remolacha. La remolacha también contiene propiedades que funcionan como antioxidantes naturales. La especie de planta herbácea no suele figurar entre las primeras opciones de los habituales de las ensaladas aunque es clave porque protege contra enfermedades cardiovasculares. Hay que contar con la remolacha.

Frutas ácidas. La fruta cítrica se convierte en una alternativa a seguir. Contienen fibras y antioxidantes, lo cual nos ayuda a prevenir enfermedades inflamatorias y reducir el colesterol.

Arándanos. Encabezan la lista de mayor contenido de antioxidantes, no contienen grasas, son bajos en sodio y en calorías. El alto contenido de flavonoides, a su vez, aumenta la producción de enzimas antioxidantes y aumenta la actividad metabólica.

Yogur. En el desayuno o en la merienda, o como remate a un día largo tras la cena, sobre todo en los más pequeños se recomienda la ingesta habitual de yogur, ya sea bebible o entero. Por su alto contenido de calcio favorece la reducción de enfermedades óseas y, a su vez, contiene probióticos que ayudan al buen funcionamiento de nuestro organismo en general.

Lentejas. Poseen un alto contenido de proteínas, hierro, vitamina B y ácido fólico, lo cual favorece a tratar la anemia. Los especialistas recomiendan consumirlas con frutas cítricas para una mejor absorción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos